Ir a contenido

DEBATE PARLAMENTARIO

El Congreso da otro paso hacia el fin de la prisión permanente

El PP y Cs agitan a las víctimas en su precampaña por el voto conservador

Los socialistas apoyan la derogación de la ley pero evitarán acelerar el trámite

Iolanda Mármol / Patricia Martín

Albert Rivera pasa ante Mariano Rajoy en el hemiciclo del Congreso

Albert Rivera pasa ante Mariano Rajoy en el hemiciclo del Congreso / JUAN MANUEL PRATS

El clima de conmoción social por el 'caso Gabriel' azuzó este jueves en el Congreso el debate más amargo de la legislatura y que puede convertirse en el preámbulo de una agitación conservadora espoleada desde las instituciones hacia la calle. El PP y Ciudadanos no consiguieron sacar adelante sus enmiendas para endurecer la prisión permanente revisable, propuestas que la Cámara Baja rechazó con el voto en contra del resto de grupos y la abstención de Coalición Canaria.

El pleno fue tan estéril en lo parlamentario como cargado de venenoLas fuerzas conservadoras rivalizaron por situarse del lado de las víctimas, hicieron bandera de su dolor, las invitaron a la tribuna, y, sobre todo, pusieron sobre los hombros del PSOE el peso de querer derogar la ley cuando el país entero sigue instalado en el desgarro por el ‘caso Gabriel’. Los socialistas, que ya sufrieron la erosión cuando el PP empleó la misma estrategia de señalamiento y les acusó de traicionar a las víctimas de ETA, sabían lo que les venía encima. Aún así, no lograron ser pedagógicos para explicar por qué defienden que la ley se derogue y, en cambio, hirieron a las familias de unas víctimas que se alinean con el argumentario del ala conservadora y que este fin de semana saldrán a la calle a manifestarse.

Tema espinoso, posible bloqueo

El rechazo del Congreso a las propuestas de PP y Cs para endurecer la prisión permanente revisable comporta, en lo inmediato, que el trámite para derogar la ley sigue adelante. Sin embargo, la lógica partidista tiene visos de volver a bloquear  la iniciativa del PNV que se admitió a trámite el pasado octubre. Ni PP, ni Cs, ni el PSOE están interesados en acelerar la derogación de una ley tan controvertida sin que el Tribunal Constitucional se haya pronunciado y con la sacudida emocional que el tema tiene sobre la opinión pública. Ni el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ni la portavoz del PSOE, Margarita Robles, quisieron adelantar si prorrogarán indefinidamente el nuevo plazo de enmiendas que ahora se abre. Ambos adujeron que el debate debe ser sereno y que los términos son extremadamente complejos. Los nacionalistas vascos, impulsores de la iniciativa, temen que su propuesta vuelva a quedar en un cajón.

Si PP y Cs siguen agitando el debate de la prisión permanente revisable en su precampaña por el voto de centro derecha o lo abandonan está por ver. En lo inmediato, cosecharon una victoria: movilizar a las víctimas y a sus electorados con un discurso duro que la oposición criticó por ser “populismo punitivo”.

Bajo la atenta mirada de los familiares, el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, defendió que se endurezca el acceso al tercer grado penitenciario tras relatar detalles escabrosos de violaciones y asesinatos. Lejos quedaba el discurso de hace seis meses en el que los de Rivera consideraron “inhumana” la ley. Unidos Podemos les acusó de hacer “demagogia populista de extrema derecha” e insistió en que “cualquier pena excesiva es tiránica”.

El PP, que también abundó en concreciones espeluznantes, aseguró que la mayoría de la sociedad está de acuerdo con su posición. En contra de lo que señalan los juristas, el popular José Antonio Bermudez de Castro, afirmó que un endurecimiento de la ley permitiría más protección y conminó a los socialistas a mirar a los familiares de las víctimas, que seguían el pleno en la tribuna.

El portavoz del PSOE las miró. Les dijo que respetaba su dolor, pero que la ley no podía asumir “venganza de los particulares” y que “ni las víctimas, ni su dolor, pueden ser utilizadas”. Sus palabras enervaron a las familias.  Aunque Robles salió a criticar “el cálculo electoral” de PP y Cs para “forzar” el debate en un momento de "sufrimiento y dolor", los padres de los asesinados se indignaron. Salieron del pleno, convencidos por el discurso de Cs y camino del despacho en el Congreso de Mariano Rajoy -que se saltó el debate y llegó solo llegó al final para la votación-. La guerra por el centro-derecha sigue abierta.