Ir a contenido

El PP utiliza el caso de Gabriel en favor de la prisión permanente revisable

El hallazgo del cadáver del niño incrementa la presión sobre las fuerzas políticas partidarias de derogar la polémica pena

PP y Cs reafirman su intención de endurecer la condena pero sin el apoyo de los socialistas sus iniciativas decaerán

El Periódico

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro del Interior, acudiendo al funeral. / JOSÉ LUIS ROCA

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro del Interior, acudiendo al funeral.
Javier Arenas saludando a Susana Díaz.

/

El hallazgo del cadáver de Gabriel Cruz, el niño de Almería cuya desaparición ha mantenido en vilo 12 días a España, ha enconado el debate político en torno a la prisión permanente revisable, a tres días de que en el Congreso se debatan dos enmiendas de PP y Ciudadanos que propugnan endurecer la polémica condena, considerada por sus detractores como una especie de cadena perpetua encubierta.

► Gabriel Cruz y Ana Julia Quezada: últimas noticias

En la mismísima capilla ardiente, situada en la sede de la Diputación de Almería, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha pedido a los partidos políticos que han respaldado la derogación de la prisión permanente revisable que "reflexionen" ante el debate que el jueves acogerá el Congreso sobre este asunto, para que se mantenga esta figura prevista en el Código Penal y que "caiga con toda la fuerza con la que tiene que caer sobre personas como la asesina de Gabriel Cruz".

El trágico desenlace del 'caso Gabriel' ha incrementado la presión sobre el PSOE, que presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la prisión permanente, para que se abstenga y de esta forma salgan adelante las enmiendas de la derecha. Así se lo pidió la semana pasada el padre de Diana Quer, que junto a otros familiares de víctimas de sucesos violentos ha iniciado una ronda de contactos con los partidos para pedirles que no retoquen el Código Penal.

Si bien sus demandas han caído en saco roto, pese a la conmoción que ha recorrido España después de que se encontraran los restos de Gabriel en el maletero de su madrastra. La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ha trasladado este lunes el "más sentido pésame" de toda la familia socialista a los allegados de Gabriel, pero ha confirmado que su grupo votará en contra de las enmiendas de PP y Ciudadanos, informa Juan Ruiz Sierra

El PSOE, según ha explicado, defiende que la finalidad del encarcelamiento debe de ser la "reinserción social" y la prisión revisable, a su juicio, no cumple este objetivo. Y Podemos, cuyos dirigentes se reúnen esta lunes con los padres de Diana Quer, también han reafirmado su rechazo a la condena. La portavoz morada, Irene Montoro, ha argumentado que tras un crimen de esta naturaleza toca "ser capaz de trasformar el dolor en soluciones eficaces y la prisión permanente revisable no lo es, y así lo dicen todos los expertos", informa Iolanda Mármol.

Las encuestas

Con el rechazo de la izquierda, las propuestas de PP y Cs previsiblemente decaerán y seguirá, por tanto, adelante la propuesta presentada el pasado octubre por el PNV para derogar la figura punitiva. Conciente este probable escenario, el vicesecretario de comunicación popular, Pablo Casado, ha pedido este lunes a la oposición que "reflexione" sobre si el actual sistema penal "es bueno o no". 

El conservador ha recordado que la prisión permanente revisible "conecta con la mayoría social", en referencia a las encuestas que indican que es apoyada por el grueso de los españoles. Asimismo, fuentes conservadoras han señalado que su grupo no va a aceptar ninguna transacción para que "Cs se pueda apuntar un tanto", informa Pilar Santos

La guerra PP-Cs

Y es que la defensa férrea que el PP hace de la figura penal está relacionada con la batalla por el voto conservador desatada tras la victoria de Inés Arrimadas en las elecciones catalanas. Después de los comicios, los populares se lanzaron a defender la prisión permanente, con mociones en todos los ayuntamientos y la enmienda para endurecer la medida punitiva, que fue anunciada por el propio Mariano Rajoy, para marcar distancias con Ciudadanos, que se abstuvo en el debate celebrado en octubre, lo que contribuyó a que la iniciativa derogadora siguiera adelante. 

El PP defiende que se pueda ampliar los supuestos de aplicación actuales -ante asesinatos especialmente graves- a violadores en serie, secuestradores que acaben con la vida del rehén, a quienes atenten contra infraestructuras clave o aquellos que oculten el cadáver, como ha sucedido con Gabriel.

La presión del PP ha sido tal, que Rivera viró y también presentó una enmienda a la totalidad a la derogación del PNV en la que no se pide ampliar los supuestos actuales, pero sí se reclama que se dificulte el acceso al tercer grado, que en opinión de la fuerza naranja es lo que provoca que asesinos o violadores sin escrúpulos salgan libres a los pocos años de ingresar en la prisión. Cs plantea que ningún condenado por delitos de especial gravedad pueda acceder al tercer grado hasta cumplir 20 años de condena. 

0 Comentarios
cargando