Ir a contenido

DEBATE POLÍTICO

Rivera promete al padre de Diana Quer no derogar la prisión permanente revisable

"No vamos a apoyar la derogación hasta que no haya una resolución del Tribunal Constitucional", apunta el líder de Cs

El presidente del partido naranja se reunió este viernes con los padres de Diana Quer y Mariluz

El Periódico / EP

Rivera junto al padre de Diana Quer y al padre de Mariluz.

Rivera junto al padre de Diana Quer y al padre de Mariluz. / Zipi (EFE)

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se ha comprometido este viernes con el padre de Diana Quer a no apoyar en el Congreso la derogación de la prisión permanente revisable mientras el Tribunal Constitucional no determine si esta pena se ajusta o no a los principios recogidos en la Carta Magna.

Así lo ha explicado Rivera tras reunirse en el Congreso con Juan Carlos Quer y con Juan José Cortés, padre de la niña Mari Luz Cortes, que, junto a los familiares de otras víctimas de graves asesinatos, han emprendido una campaña de recogida de firmas -que ya suman más de 2,3 millones- para pedir a los partidos que mantengan vigente la prisión permanente revisable.

"Nosotros no vamos a apoyar la derogación hasta que no haya una resolución del Tribunal Constitucional. Creemos que no podemos estar derogando permanentemente. Igual que no se puede legislar en caliente, tampoco se puede derogar en caliente", ha declarado sobre la proposición de ley del PNV para eliminar este castigo que el PP introdujo en el Código Penal en 2015 y que fue recurrido por la oposición ante el alto tribunal.

Debate en el Congreso

El líder de la formación naranja ha señalado que Ciudadanos y la plataforma de familiares de víctimas están de acuerdo en ese punto y también en asegurar el cumplimiento efectivo de las penas, endureciendo para ello el acceso al tercer grado y a los permisos penitenciarios.

El pleno del Congreso volverá a debatir el próximo jueves la prisión permanente revisable, pues tanto el partido naranja como el PP han presentado textos alternativos a la propuesta de derogación que impulsó el PNV y que apoyaron el PSOE y Unidos Podemos.