Ir a contenido

LA INVESTIDURA

El TC evita pronunciarse sobre el recurso del Gobierno al haber nuevo candidato

El alto tribunal mantiene el veto a la investidura a distancia y sin autorización judicial de Puigdemont

Admite a trámite el recurso del PSC, pero no acuerda las medidas cautelares solicitadas

Ángeles Vázquez

Imagen de la sede del Tribunal Constitucional (TC).

Imagen de la sede del Tribunal Constitucional (TC). / JUANJO MARTÍN (EFE)

La admisión a trámite o el rechazo del recurso del Gobierno contra la investidura del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont tendrá que esperar. El pleno del Tribunal Constitucional considera que a la vista de que se ha publicado un nuevo candidato a la presidencia de Catalunya, Jordi Sànchez, el recurso puede carecer de objeto, circunstancia que le evitaría pronunciarse sobre la polémica impugnación que estuvo a punto de romper la unanimidad mostrada por el alto tribunal.

En una reunión que se ha prolongado durante toda la mañana los 12 magistrados que componen el pleno han optado por posponer su decisión sobre la admisión o el rechazo de la impugnación, que el Consejo de Estado consideró prematura, y limitarse a dar un plazo de 10 días a las partes personadas para que informen de si consideran que el recurso carece de objeto una vez que hay un nuevo candidato a presidir la Generalitat. 

Como el recurso del Gobierno se presentaba contra la candidatura a distancia de Puigdemont y el pleno previsto para enero, al ser ahora el candidato propuesto por el presidente del Parlament, Roger Torrent, el expresidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sànchez, el alto tribunal considera que la impugnación puede haber perdido su razón de ser. Pero en vez de declarar que la impugnación ha decaído opta por preguntarle a las partes, Abogacía del Estado, Parlament y el propio Puigdemont, y que sean ellas las que informen en un sentido u otro.

Medidas cautelares vigentes

La admisión del recurso del Gobierno hizo temer que el alto tribunal perdiera la unanimidad mostrada en todas las resoluciones del 'procés' desde que anuló la declaración soberanista de 2015. El pleno salió al paso a través de la imposición de una serie de medidas cautelares que hoy ha decidido mantener en vigor.

Establecía que "no podrá celebrarse ni votarse al diputado Carles Puigdemont como candidato a presidente de la Generalitat a través de medios telemáticos ni por sustitución por otro parlamentario". La única posibilidad que le dejaba para ser elegido es que compareciera personalmente en la Cámara, pero para ello debía contar "con la pertinente autorización judicial", lo que se auguraba difícil con una orden de busca y captura para su ingreso en prisión.

Esa autorización judicial solo estaba en manos del magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena, del que también dependerá el permiso para que Sànchez pueda salir de prisión para asistir al pleno de investidura del Parlament. El magistrado ha rechazado dejarle salir de prisión en dos ocasiones; Sànchez le ha vuelto a solicitar este mismo martes poder acudir a la Cámara autonómica. 

Recurso de amparo

Lo que sí ha admitido a trámite el alto tribunal es el recurso de amparo presentado por el PSC para lograr que empezara a correr el reloj parlamentario para elegir un pleno que inicia la celebración del pleno de investidura. Pero el Constitucional ha optado por no acordar de momento las medidas cautelares solicitadas por los socialistas catalanes y limitarse a admitir la impugnación.

En su recurso, el PSC argumentaba que el aplazamiento sin fecha de la investidura afecta a la iniciativa legislativa de los diputados del Parlament y a su función de control del poder ejecutivo. El alto tribunal entiende que la impugnación cumple el requisito legal de especial trascendencia constitucional al plantear un problema que afecta a un derecho fundamental "sobre el que no hay doctrina" y referirse a un caso concreto que puede "tener unas consecuencias políticas generales". 

0 Comentarios
cargando