Ir a contenido

LA LEGISLATURA CATALANA

Tardà (ERC) aboga por tender puentes con el PSC y los 'comuns'

El diputado de Esquerra pide en un artículo en EL PERIÓDICO "menos tripas y más cerebro"

Iceta se muestra escéptico ante la oferta y Domènech tiende la mano

Roger Pascual

Xavier Domènech, Joan Tardà y Miquel Iceta.

Xavier Domènech, Joan Tardà y Miquel Iceta. / periodico

"El republicanismo debe converger con las fuerzas políticas que también defienden el referéndum vinculante, lideradas por Xavier Domènech, y debe reconstruir puentes de entendimiento (el municipalismo puede ser un buen laboratorio) con el socialismo catalán, el PSC de Miquel Iceta". Ese es el llamamiento que hace el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, en un artículo publicado en EL PERIÓDICO y que lleva por título 'Ni astucias ni huída hacia delante; ahora toca ser más'. El artículo es conocido y bendecido por la dirección republicana. 

No es la primera vez que el parlamentario republicano aboga por un mayor entendimiento entre las fuerzas progresistas al margen de sus desencuentros en el terreno identitario. No obstante, el hecho de que incluya al PSC en ese objetivo de intensificar el flanco social tiene un punto de novedoso después de las duras invectivas que durante los últimos meses se han lanzado desde ERC contra los socialistas por su apoyo a la aplicación del artículo 155 de la Constitución tras la declaración unilateral de independencia.

Tras ser interpelado por Tardà, Iceta se mostró escéptico ante este ofrecimiento. "¿Puentes para qué? Si es para hacer cosas dentro de la legalidad y sensatas sí; para otras cosas, no", reflexionó el primer secretario del PSC. "Si ERC decide ir de nuevo hacia una mayoría independentista no hay nada para colaborar, si es para otra cosa podemos hablar". 

Ante el ofrecimiento del ámbito municipal como laboratorio de pruebas para este acercamiento, Iceta sacó de su botica una primera receta. "Es muy fácil, que recuperen todos los pactos que Esquerra que ha roto en los municipios y consejos comarcales. Este sería un punto de partida", valoró. En cualquier caso el líder de los socialistas se cuestionó "la consistencia de los planteamientos" de ERC y se preguntó si el artículo no era simplemente un gesto "para que parezca que hacen algo". "¿Están dispuestos realmente a aceptar la legalidad, renunciar la DUI y a la ley de transitoteridad?", se preguntó.

"Con la ERC de Tardà ha sido siempre fácil dialogar", reconoció Domènech, el otro aludido en el artículo. Con el veterano diputado republicano había compartido muchas horas en el Congreso, antes de poner rumbo al Parlament para capitanear el grupo de los 'comuns'. Al coordinador de Catalunya en Comú lo de tejer alianzas de izquierdas siempre le ha parecido buena idea. "Construir puentes entre todas las fuerzas del catalanismo popular es uno de nuestros objetivos. La salida al bloqueo de fondo de Catalunya pasa por estos caminos de entendimiento entre las fuerzas progresistas y de izquierdas". Eso sí, Domènech es plenamente consciente de que en "la política de alianzas de la situación actual" no hay de momento espacio para la vía progresista. "Sabemos que ahora no es la vía que hay en Catalunya ni en España, pero seguiremos trabajando con la mano tendida".

La portavoz de Demòcrates avisa que esto pone en riesgo su alianza con los republicanos

Sin ir más lejos Elisenda Alamany, número dos de Domènech, había vuelto a animar el sábado por la noche ERC a proponer un candidato republicano a la presidencia de la Generalitat. "Si se abre esta puerta tendríamos la responsabilidad de estar a la altura", asumió en el programa FAQS de TV-3.  Una idea que desde la confluencia de izquierdas llevaban semanas poniendo sobre la mesa y que han vuelto a postular después de que la CUP anunciara que se abstendrá en una eventual investidura de Jordi Sànchez

Respuesta a los insultos

Si la propuesta de Tardà tuvo buena acogida entre los 'comuns', no fue tan celebrada entre algunos sectores del independentismo. "No son tripas. Es el 1 de octubre», le replicó en Twitter la exdiputada de la CUP Mireia Boya, en alusión al deseo  del republicano de que «en el independentismo haya menos tripas y más cerebro". "¿Tender puentes? ¿Con el 155? ¿Con aquellos que callan ante la cárcel y el exilio? Esto queda muy lejos del mandato del  1-O. Espero que este no sea el sentir de ERC, De otro modo Democràtes deberíamos replantear la alianza con vosotros", escribió Assumpció Lailla, portavoz de la formación que fue al 21-D con ERC. Al ver que algunos mensajes pasaban de la críticas al insulto Tardà tuiteó que "antes de insultar es recomendable leer el artículo que publica EL PERIÓDICO. Después, que cada uno haga lo que crea adecuado".

Riesgo de 'batasunización'

El dirigente de Esquerra sostiene que "la intolerancia del nacionalismo español y la falta de proyecto del reino de España para con Catalunya hacen prever un escenario complejo y difícil". Culpa al Gobierno de Mariano Rajoy de haber impuesto las tesis involucionistas de Manuel Fraga en lugar de "reconocer el Estado como plurinacional, pluricultural y plurilingüístico" y lanza una seria advertencia: "se vislumbran tiempos de desobediencia civil y de resistencia no violenta si se incrementan las desaveniencias y la falta de diálogo". "En este contexto, Esquerra ya dirigió hace unas semanas al Gobierno de España, desde la tribuna del Congreso de los Diputados, la necesidad de establecer un diálogo bilateral con el objetivo de la resolución democrática del conflicto. Este diálogo entre los dos gobiernos orilla escenarios multilaterales, entre ellos la Comisión de Estudio para la reforma constitucional", afirma Tardà. Ante esta situación, Tardà reclama al independentismo "menos tripas y más cerebro", solicita un Govern que gobierne tanto para los independentistas como para los que no lo son y alerta a su vez de que "nada sería peor que engendrar un proceso de batasunización en Catalunya".

0 Comentarios
cargando