Ir a contenido

CAMBIO DE ACTITUD DE LÍDER SOCIALISTA

Sánchez exige elecciones a Rajoy si no puede aprobar Presupuestos

El PSOE considera poco probable que el Gobierno adelante si C's mantiene su apoyo

Juan Ruiz Sierra / Julia Camacho

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en una reunión del partido.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en una reunión del partido. / MARISCAL (EFE)

Pedro Sánchez había evitado hasta ahora pedir elecciones, dando por hecho que el Gobierno agotaría la legislatura pese a su complicada situación en el Congreso, pero este miércoles cambió de actitud. El secretario general del PSOE exigió a Mariano Rajoy que si no es capaz de aprobar las cuentas públicas de este año, algo que el Ejecutivo se ha comprometido a hacer, tiene que adelantar los comicios. “Rajoy tiene que salir de su letargo, de su parálisis. Ya estuvo un año en funciones y no puede aspirar a estar cuatro más. España tiene muchos problemas y gobernar no consiste en conservar el poder a cualquier precio. Le exijo que presente los Presupuestos Generales del Estado ya. Si no tiene una mayoría parlamentaria para aprobarlos, el presidente tiene que convocar a los españoles a las urnas para que se pueda construir una mayoría distinta que pueda enfrentarse a muchos de los problemas de nuestro país que no están siendo atendidos por el Gobierno”, dijo Sánchez en Sevilla, donde participó en el Día de Andalucía.

El mensaje del líder socialista coincide con el nuevo discurso del Gobierno, que ha pasado de contemplar la prórroga de las cuentas durante dos o tres años a dar por seguro que logrará sacarlas adelante este año, gracias a la reedición de su anterior pacto con Ciudadanos y el PNV. Después de que fuentes del Ejecutivo señalaran que no veían ningún problema en agotar la legislatura con los Presupuestos del 2017, el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró el pasado viernes que habrá nuevas cuentas. “Estamos convencidos de que tendremos los apoyos. Saldrán adelante”, dijo Montoro.

Los cálculos del Ejecutivo pasan por aprobar el proyecto de ley en Consejo de Ministros a finales de marzo, antes de Semana Santa, y después iniciar su tramitación en el Congreso durante el mes de abril. El respaldo del partido naranja se da por hecho. Los nacionalistas vascos, mientras tanto, exigen que se levante el artículo 155 de la Constitución en Catalunya, algo que depende de las negociaciones de investidura entre Junts per Catalunya y ERC.

La conveniencia del anticipo

Ante este escenario, Sánchez exige un adelanto electoral, rechazando por el camino la moción de censura que le pide Pablo Iglesias porque necesitaría, para llevarse a término, del apoyo de los parlamentarios independentistas. Pero los socialistas consideran al mismo tiempo poco probable que el presidente del Gobierno vaya a convocar los comicios si Ciudadanos, pese a haber aumentado sus críticas, mantiene su respaldo a Rajoy. “No queremos que haya elecciones”, dijo este miércoles el diputado naranja Toni Cantó.    

El PSOE tampoco tiene claro que le convenga una convocatoria temprana. Con Sánchez estancado en las encuestas Albert Rivera amenazando su segunda posición, el entorno del líder socialista lleva meses defendiendo que necesita “tiempo” para encarar las generales con mejores posibilidades. Hay voces en la ejecutiva del PSOE que sostienen lo contrario, pero hasta el momento son minoritarias.