Ir a contenido

LA LACRA DE LA CORRUPCIÓN

'El Bigotes' acusa al marido de Cospedal: "Él soltaba el mondongo"

El cabecilla de la 'Gürtel' valenciana comparece en la comisión parlamentaria sobre la financiación irregular del PP

El preso señala que los empresarios realizaban pagos a los conservadores con "alegría y felicidad"

Juan Ruiz Sierra

El ’Bigotes’ señala al marido de Cospedal por los papeles de Bárcenas. / ATLAS VÍDEO

Álvaro Pérez, 'El Bigotes', preso en la cárcel de Valdemoro (Madrid) por los contratos de la 'Gürtel' con el PP valenciano, se movió este martes con comodidad por el Congreso. "Hace tiempo que no venía por aquí. Es un placer. Se está calentito", dijo nada más empezar su comparecencia ante la comisión de investigación por la financiación irregular de los conservadores, a quienes los empresarios, contaría después, "pagaban con alegría y felicidad". Empresarios como Ignacio López del Hierro, esposo de María Dolores de Cospedal, a quien citó expresamente.  

Hacía tiempo que Pérez no pisaba la moqueta de la Cámara baja. Condenado a 12 años y medio de prisión por asociación ilícita, tráfico de influencias, malversación, falsedad documental y cohecho, acusado también en otro juicio en la Audiencia Nacional, 'el Bigotes' se ha afeitado el bigote. Ha pasado, según sus propias palabras, de "humano" a "apestado". Pero el desparpajo que le llevó a convertirse en uno de los cabecillas de la trama corrupta asociada a la formación de Mariano Rajoy continúa intacto. Sus pintorescas expresiones, como "atizar" y "soltar el mondongo" como sinónimos de pagar, siguen ahí. También su capacidad para retener detalles.

"La última vez que estuve aquí, en el Congreso, fue con Belén Bajo, entonces jefa de gabinete de Rajoy. Hace 12 o 14 años. Recogimos a Rajoy y nos fuimos caminando a una óptica cercana a cambiarle las gafas. Él tenía entonces unas gafas de plástico amarillentas", recordó Pérez.  Fue él mismo quien aconsejó al entonces jefe de la oposición que cambiara de gafas, porque "se le reflejaban las luces de las cámaras".  Pero no supo decir quién pagó las nuevas. 

"La verdad, algún día"

El expresidente de Orange Market, empresa que organizaba toda clase de eventos para el PP, se mostró locuaz, pero su testimonio apenas contribuyó a arrojar luz sobre el entramado corrupto. "La soledad de la celda me da para analizar muchas cuestiones, pero no las diré aquí porque sino pondríamos esto boca abajo", explicó. Lo que sí dijo 'el Bigotes', como ya hizo el mes pasado ante la Audiencia Nacional, es que Francisco Camps creó la caja b de los conservadores en la Comunidad Valenciana. Que el PP se ha regenerado poco, porque "hay muchos portavoces jóvenes" pero "cuando emiten un plano general del hemiciclo",  él sigue "viendo a los mismos": dirigentes a los que "habría que fulminar". Y que 'Gürtel', en esencia, es la historia de una "injusticia".

"Algún día se sabrá la verdad de la 'Gürtel'. Porque yo sería un empleado del señor Francisco Correa [el jefe de la trama], pero hay secretarias que cobraban 1.000 euros y están condenadas a ocho años de cárcel. Y no han hecho nada", dijo.

El "edecán de Rajoy"

Él tampoco tendría que estar entre rejas. Hay otros que tendrían que ocupar su lugar, explicó. Por ejemplo, Ángel Piñeiro, a quien definió como "edecán de Rajoy". También López del Hierro, marido de la secretaria general del PP y ministra de Defensa, que poco después anunció que se querellará por estas "difamaciones". Ellos eran los "atizantes", los "donantes", dijo Pérez. Ellos "soltaban el mondongo".

Cuando le preguntaron qué le diría a aquellos que en estos momentos puedan estar haciendo para los partidos actividades similares a las que él llevó a cabo durante la pasada década para el PP, 'el Bigotes', con la actitud desencantada de quien está de vuelta de todo, contestó: "Que me miren a mí".  

Fueron tres horas de comparecencia, y todos los miembros de la comisión se cruzaron en alguna ocasión miradas divertidas. Todos, salvo los del PP. El diputado Eloy Suárez Lamata no le hizo ninguna pregunta a 'el Bigotes', ni siquiera se dirigió a él, optando en su lugar por sembrar dudas sobre el PSOE, Ciudadanos y Podemos.  

"Lo triste es que los medios de comunicación no van a sacar nada de lo que ha dicho usted", concluyó Pérez. Antes de volver a la prisión de Valdemoro, se despidió de cada uno de los diputados, salvo de los populares, con un fuerte apretón de manos.