Ir a contenido

El PDECat también se aparta de la estrategia de Puigdemont

El partido pide que el próximo Govern actúe dentro de la legalidad

Daniel G. Sastre

Carles Puigdemont, en Bélgica.

Carles Puigdemont, en Bélgica. / AFP / THIERRY ROGE

La toma de posición de los partidos independentistas está dejando cada vez con menos apoyos a Carles Puigdemont para volver a convertirse en presidente de la Generalitat. Si en los últimos días ERC se ha cuadrado y ha abortado las pretensiones de Junts per Catalunya de intentar una investidura a distancia pese a las advertencias del Tribunal Constitucional en contra, ayer fue el partido del ‘expresident’, el PDECat, el que se unió el lunes «muy mayoritariamente» a la demanda de que el próximo Govern se forme cuanto antes y actúe dentro de los límites de la legalidad.

La petición, expresada por numerosos dirigentes en una reunión de la plana mayor del partido, colisiona con la voluntad de Puigdemont de alargar el conflicto con las instituciones del Estado. En el encuentro se insistió en que buscar una fórmula para poder reconocer la «legitimidad» del expresident en Bruselas no debe ser incompatible con poner en marcha cuanto antes un Govern que «levante» cuanto antes la aplicación del artículo 155 de la Constitución, según adelantó Efe y confirmaron fuentes del PDECat.

El partido, que tiene una representación importante dentro del grupo parlamentario de Junts per Catalunya, reivindicó además su papel en la designación del próximo presidente de la Generalitat. Las fuentes consultadas explicaron que el PDECat reivindica que el nombre del eventual sucesor de Puigdemont debería concitar primero «consenso interno» dentro del ámbito posconvergente, y después proponerlo al resto de partidos independentistas.