Ir a contenido

EN EL TRIBUNAL SUPREMO

Boya niega que la DUI fuera simbólica como alegan los líderes del 'procés'

Contradice lo declarado por Junqueras y Forcadell ante el juez Llarena

La exdiputada de la CUP sale del TS sin medidas cautelares

Iolanda Mármol

La exdiputada de la CUP defiende que ganaron un referéndum que quisieron el 80% de los catalanes. / JUAN MANUEL PRATS / ATLAS VÍDEO

La defensa política del 'procés' se agrieta en los tribunales, sometida a las tensiones contradictorias que emergen en las declaraciones de los líderes independentistas: ¿fue icónica o real la declaración unilateral de independencia (DUI) del Parlament? Los principales dirigentes soberanistas discrepan. La exdiputada de la CUP Mireia Boya sostiene que fue efectiva, no un manifiesto cosmético, sino la traducción legislativa del mandato de las bases, y que si no llegó a implementarse fue porque la aplicación del 155 la dejó en el limbo. La interpretación de Boya este miércoles ante el juez del Tribunal Supremo (TS) Pablo Llarena choca con lo que el exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell declararon ante el mismo magistrado en Madrid. Ambos sostuvieron que la DUI validada por la Cámara catalana el pasado 27 de octubre carecía de validez jurídica.

Forcadell la describió como "declarativa y simbólica". Junqueras defendió que tenía un "valor  estrictamente político. No solo lo aseveró ante el juez, sino que este mismo miércoles el exvicepresidente volvió a ratificar esa interpretación y la incluyó en el recurso planteado ante el Tribunal Constitucional (TC) para salir de prisión, documento en el que argumenta que la DUI "no fue seguida de actos jurídicos que la materializasen".

Solo "truncada" por el 155

Las contradicciones sobre la naturaleza de la DUI no afectan en lo inmediato a la situación procesal de los investigados en la causa abierta contra el 'procés', puesto que el elemento decisivo para dictar prisión provisional o libertad es el riesgo de reiteración delictiva y la renuncia a defender la vía unilateral a la independencia. Tanto es así que Junqueras, restando valor a la DUI, sigue en la cárcel de Estremera, mientras que Boya, que opina que la declaración era real y solo fue papel mojado tras el 155, salió este miércoles del TS sin medida cautelar alguna. Sin embargo, el juez Llarena parece interesado en concretar el valor de lo validado por el Parlament y preguntó directamente a Boya su opinión. La exparlamentaria 'cupaire' le explicó que solo el "golpe de Estado" que supuso la aprobación del 155 "truncó" la aplicación de la DUI.

Boya respondió durante hora y cuarto a las preguntas de su defensa y del magistrado. Se negó a contestar a la fiscalía y a la acusación particular, ejercida por Vox. Ninguna de las partes pidió medidas cautelares, puesto que no observaron riesgo de fuga ni de reiteración delictiva.

Nombrada en la hoja de ruta

Llarena la investiga por su papel en el 'procés'. El nombre de Boya está en el documento EnfoCATs, que el juez considera la hoja de ruta del independentismo. La exdiputada sostiene que desconocía la existencia de tal plan hasta que la Guardia Civil lo incluyó en su informe el pasado diciembre. Insiste, en todo caso, en que esa hoja de ruta establece un tipo de dirección vertical muy alejada del espíritu asambleario de su formación política.

No le preguntó Llarena si acata la Constitución. A las puertas del Supremo, ya tras la declaración, Boya defendió que la Carta Magna es un "muro" para las aspiraciones de los catalanes y aseguró que el camino hacia la independencia ha sido pacífico en todo momento. "Nunca ha habido violencia en Catalunya. La gente ha sido ejemplar", afirmó. Y defendió que había asistido a manifestaciones porque considera legítima la causa de la independencia.

Las próximas convocatorias

La declaración de Boya inició este miércoles una nueva tanda ante el TS. El próximo lunes, 19 de febrero, declararán la coordinadora general del PDECatMarta Pascal, y la secretaria general de ERCMarta Rovira; el martes 20, el expresidente de la Generalitat Artur Mas y la expresidenta de la Associació de Municipis per la Independència (AMI), Neus Lloveras, y el miércoles 21, la exdiputada de la CUP Anna Gabriel.