Ir a contenido

TRAS LAS ACUSACIONES DE GRANADOS

Cifuentes: "Estoy esperando que salgan las feministas a defenderme"

La presidenta de Madrid tacha a Granados de "mezquino, mentiroso y miserable" y de realizar una acusación "machista" ante el juez de la 'Púnica'

Lamenta que la oposición use el escándalo en su contra, pero se muestra dispuesta a acudir al Congreso a dar explicaciones

El Periódico

 Fotografía facilitada por la Comunidad de Madrid de su presidenta Cristina Cifuentes.

 Fotografía facilitada por la Comunidad de Madrid de su presidenta Cristina Cifuentes. / EFE

El exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados afirmó ayer ante el juez que investiga la 'trama Púnica' que Cristina Cifuentes estuvo en el "núcleo de control" que conoció y movió dinero negro en Madrid en las campañas del 2007 y 2011 porque tenía una relación sentimental con Ignacio González. Tras esta acusación, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha lamentado que su excompañero de filas haya mantenido ante el magistrado un comportamiento "machista" y, ante ello, ha señalado que está "esperando que salgan las feministas" a defenderla porque normalmente ante tales insinuaciones el sector respalda a las agraviadas "salvo que sean del PP". 

En una entrevista en la Cadena Cope, Cifuentes ha tildado a Granados de "mentiroso, mezquino y miserable" y ha subrayado que denunciando su complicidad con las corruptelas delante del magistrado solo pretende "involucrarla" en las prácticas ilegales y "desestabilizarla personalmente". Aún así, la presidenta regional ha advertido que el exnúmero 2 del PP de Madrid "no va a conseguir" sus propósitos y tan sólo va a añadir una causa judicial más a su "negro horizonte judicial" dado que, como anunció el lunes, interpondrá contra él una querella criminal por falsedad y probablemente una demanda civil en defensa de su honor

Cifuentes ha lamentado además que la oposición utilice el asunto en su contra. Cs ya ha anunciado que romperá el pacto de investidura si la presidenta es imputada por corrupción y se ha sumado al resto de partidos (salvo al PP) para que la dirigente conservadora dé explicaciones, junto con Esperanza Aguirre e Ignacio González, los otros señalados por Granados, en el Congreso. 

La presidenta de Madrid ha asegurado que acudirá a donde la llamen -"jamás he rehuido dar la cara"- pero ha advertido que no tiene conocimientos sobre si la etapa investigada (del 2007 al 2011) hubo financiación ilegal en el PP regional porque ella se encargaba por aquellos años se ocupaba de "dinamizar las sedes" y no tenía "conocimiento de la gestión económica ni de los fondos para las campañas". 

En esta línea, el portavoz del Gobierno madrileño, Ángel Garrido, ha negado que las acusaciones "falsas" de Granados vayan a erosionar al Ejecutivo regional, porque "no hace daño quien quiere, sino quien puede". Así lo ha dicho en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno, donde ha lamentado la "estrategia" de la oposición de dar pábulo a las declaraciones de Granados contra la presidenta Cristina Cifuentes, una "línea oportunista que seguro que piensan que tiene algún rédito partidario, pero que no lo tiene para lo importante: luchar contra la corrupción". Precisamente, Ángel Gabilondo (PSOE) ha pinchado el pacto por la regeneración que quería Cifuentes.

Catalá: "No se puede injuriar sin pruebas"

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha criticado hoy las acusaciones del exconsejero madrileño Francisco Granados, especialmente las lanzadas ayer en la Audiencia Nacional contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, pues "no se puede estar continuamente insinuando e injuriando sin pruebas".

Catalá ha censurado que se dé "toda la credibilidad" a las declaraciones de una persona que ha estado en la cárcel en prisión provisional y que está inmersa en un proceso penal en el que se le acusa de delitos graves, mientras que tengan que ser las personas señaladas las que tengan que demostrar su inocencia.

"Desde el punto de vista judicial y de la opinión pública haríamos todos un gran servicio a la justicia si recordáramos la presunción de inocencia", ha añadido el titular de Justicia que considera que las acusaciones no probadas "en principio no tienen ningún fundamento".

Por esta razón, no le parece "el formato más adecuado" que Cifuentes tenga que responder en el Congreso de estas "acusaciones no acreditadas". "Si hay algo que aclarar en vía judicial habrá ocasión, la responsabilidad política tiene otro escenario (...) No podemos estar continuamente injuriando, insinuando y trasladando la carga de la prueba a quien no se acreditado ninguna actividad ilícita", ha apostillado.  

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.