Ir a contenido

CAUSA POR REBELIÓN

El 'exconseller' Forn seguirá en prisión por la "actitud" de Puigdemont

El juez le acusa de haberse integrado en el plan como consejero y no como diputado cuando otros lo abandonaban y de la inacción de los Mossos

El auto vincula "su aportación a favorecer un estallido social y tolerar un contexto de reacción violenta"

Ángeles Vázquez

Exconseller y exmayor 8Forn y Trapero, el 31 de agosto.

Exconseller y exmayor 8Forn y Trapero, el 31 de agosto. / ALBERT BERTRAN

Al magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena no le ha convencido la renuncia expresa a las vías unilaterales del 'exconseller' de Interior Joaquim Forn. Ni siquiera que renunciara a su escaño. El magistrado le mantiene preso -situación en la que está desde el pasado 2 de noviembre por orden de la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela-, al entender que persiste el riesgo de reiteración delictiva. Sostiene que como "hasta hace pocas fechas" se conducía con "determinación criminal", necesita "marcadores más estables que su propio discurso"; la renuncia tampoco es suficiente, porque se sumó al plan secesionista como consejero y no como diputado, y siempre podría sumarse al futuro Govern.

Entre los "marcadores" que utiliza el magistrado para ver riesgo de reiteración delictiva figura la "actitud" que mantiene el 'expresident' Carles Puigdemont con su huida a Bélgica. El juez señala que la ideología de Forn, "siendo constitucionalmente válida", coexiste con un "contexto político en el que no hay certeza de que haya desaparecido la intención de alcanzar la independencia de Catalunya, existiendo todavía sectores que defienden explícitamente que debe conseguirse de manera inmediata  y perseverando en el mecanismo de secesión contrario a las normas penales".

“Precisamente, esa última actitud es la que sostiene quien otorgó en su día la confianza al señor Forn para que fuera consejero de Interior y que encabezó la lista electoral en la que el investigado decidió integrarse”, destaca el auto, en clara alusión al 'expresident', a quien justo este viernes el alto tribunal le ha devuelto el escrito que presentó para comunicarle su condición de diputado. El magistrado lo rechaza porque Puigdemont es un huido que solo podrá personarse en el alto tribunal cuando se entregue.

Más allá de la referencia a Puigdemont el argumento utilizado para denegar la libertad a Forn, basado en “la incerteza que existe de que la voluntad política mayoritaria sea respetar el orden legal para lograr la aspiración de independencia", hace que se augure muy difícil que la petición del diputado de Junts per Catalunya Jordi Sànchez se resuelva en otro sentido.

17.000 mossos

Resalta que Forn "se incorporó al proceso delictivo que se investiga en un momento de la ejecución en el que otros lo abandonaban" -en referencia a la crisis de julio de 2017, cuando salieron los 'exconsellers' que declararon esta semana como testigos- y que "lo hizo determinando con sus planes el comportamiento de 17.000 agentes armados", lo que impidió a estos cumplir la ley el 1 de octubre. "Lo hizo asumiendo que su aportación estaba directamente vinculada a favorecer un estallido social y tolerar un contexto de reacción violenta que amenazó con expandirse", añade.

El magistrado ha tenido muy en cuenta la declaración prestada este jueves por el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos y del exdirector general de los Mossos Albert Batlle sobre las funciones del 'conseller' de Interior respecto a dispositivos policiales desplegados en procesos electorales, como el del 1-O. Él debía dar autorización previa a las propuestas de actuación. El auto, que menciona la "sintonía" que Forn tenía con el exmayor Josep Lluis Trapero, califica de "sugerente paradoja" que Forn reconozca que votó voluntariamente "en el referéndum ilegal que había de impedir".