Ir a contenido

MEMORIA HISTÓRICA

El TSJCV paraliza la retirada de la 'Cruz de los Caídos' de Callosa del Segura

Acepta las medidas catutelarísimas y el miércorles tomará una decisión final

Únicamente queda por desmontar parte del pedestal tras haber quitado el resto ya esta madrugada

Nacho Herrero

La Cruz franquista de los Caídos de Callosa de Segura, Alicante. / MORELL (EFE)

La Cruz franquista de los Caídos de Callosa de Segura, Alicante.
Una técnica supervisa la carga en un camión de la Cruz franquista de los Caídos de Callosa de Segura, Alicante.
Amplio dispositivo de seguridad para evitar enfrentamientos entre defensores y detractores durante el traslado.

/

El cuarto intento del Ayuntamiento de Callosa del Segura de retirar, en virtud de la ley de memoria histórica, la 'Cruz de los Caídos' que llevaba 82 años en su plaza principal se ha quedado a mitad. Después de que esta madrugada, con un notable despliegue de seguridad y dos ultras detenidos, los operarios hayan quitado la cruz y sólo quedara por retirar el pedestal, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana ha aceptado la petición de medidas cautelarísimas de la plataforma ciudadana que defendía su permanencia y ha ordenado paralizar la operación.

Ambas partes deben presentar ahora sus argumentos a favor de mantenerlas o levantarlas antes del martes a las 15 horas y la sala decidirá el miércoles sobre los dos procedimientos que hay en marcha sobre medidas cautelares y cautelarísimas.

La Asociación de Abogados Cristianos, que ha asumido el caso en nombre de la plataforma, ya solicitó medidas cautelares la semana pasada aunque el tribunal las denegó al no haberse acreditado "ni si quiera de modo indiciario" que se iba a proceder a la retirada.

La asociación cristiana ha anunciado una querella por prevariación y por un delito contra los derechos fundamentales contra Fran Maciá, alcalde del municipio. El TSJCV sí que instó al Ayuntamiento a avisar antes de retirar la cruz, cosa que el consistorio hizo el viernes.

Tras ese aviso y para evitar la oposición de algunos de los vecinos y de grupos de ultras llegados desde fuera de esta localidad alicantina que evitaron el traslado de la cruz en otras ocasiones, el consistorio solicitó a la Subdelegación del Gobierno un mayor dispositivo de seguridad para afrontar el traslado. El domingo por la noche llegaron al pueblo cerca de medios centenar de agentes de la Guardia Civil que en el transcurso de la madrugada han detenido al menos dos ultras detenidos.

La operación de retirada ha comenzado sobre las cuatro de la mañana y algo más de dos horas después los operarios han conseguido separar la cruz del pedestal y subirla con una grúa a un camión. En ese momento, partidarios y detractores han cruzado gritos e insultos pero los agentes se han situado entre ambos para evitar enfrentamientos físicos. Los trabajos para desmontar el pedestal han continuado hasta que ha llegado la resolución judicial.

Instalada en la década de los años 40, la cruz recoge los nombres de decenas de muertos del bando franquista en la guerra civil y hasta hace poco también incluía una placa exaltando a la Falange, algunos de cuyos militantes sufragaron en su día el monumento, y a José Antonio Primo de Rivera. Los partidarios de su permanencia en la Plaza de la Iglesia alegan que al retirar esas placas el monumento pierde su carácter político y queda únicamente como símbolo religioso.

La Falange ya realizó hace algo más de un año una manifestación en el pueblo para pedir que no se retirara la cruz que acabó con los asistenetes coreando "Presente" mientras se leían los 81 nombres inscritos y cantando el 'Cara al Sol' con el brazo en alto. Durante el franquismo fue también escenario de diversos actos de homenaje y exaltación.