NUEVA LEGISLATURA

La CUP no garantiza su voto a Puigdemont

Los cuatro diputados antisistema solo apoyarían al 'expresident' si "materializa la república"

Carles Riera, este sábado en el consejo político de la CUP.

Carles Riera, este sábado en el consejo político de la CUP. / ALBERT BERTRAN

Se lee en minutos

Daniel G. Sastre

La CUP ha dejado claro este sábado que sigue apostando por la desobediencia abierta como hoja de ruta para mantener el pulso con el Estado. Tras la reunión de su consejo político, la formación ha decidido no garantizar aún que sus cuatro diputados apoyarían a Carles Puigdemont en el caso de que su candidatura pudiera presentarse a la sesión de investidura, pero también han asegurado que no aceptarán que se proponga a ningún otro aspirante, porque eso en su opinión significaría actuar "a la medida del Tribunal Constitucional".

Con esta decisión, los antisistema -que han pasado de 10 a cuatro diputados después de las elecciones del 21-D- avalan a Puigdemont y al mismo tiempo presionan a la mayoría independentista para que no rehúya el choque con el Estado. Por eso apoyan al 'expresident' en la medida que "simboliza un conflicto democrático".

El portavoz de la CUP en el Parlament, Carles Riera, se ha pronunciado antes de que se conociera la decisión del Tribunal Constitucional sobre la impugnación del pleno de investidura que ha pedido el Gobierno. En todo caso, ha garantizado que los cuatro diputados de su partido estarán en la Cámara "el día 30 a las 15 horas", que es cuando está fijado el inicio de la sesión.

Posible ausencia

Pero si Junts per Catalunya y ERC se pliegan a las "directrices" de las instituciones del Estado, y acaban presentando a otro candidato a la investidura, la CUP ha anunciado que "no participará" en ese eventual pleno. "No estaremos en un pleno en el que Puigdemont no sea el candidato", ha asegurado Riera.

En el mismo sentido, el portavoz de la formación antisistema ha advertido al resto de partidos independentistas de que "la CUP no quiere investir a un candidato de retorno al marco autonómico, la CUP quiere investir un presidente de la república que se comprometa con la materialización real de la república".

Pero los antisistema tampoco garantizan sus cuatro votos a Puigdemont -seguramente indispensables para que se pueda convertir en 'president'- porque todavía siguen negociando con JxCat y ERC. "La CUP sigue condicionando su voto a puigdemont a ponerse de acuerdo en un programa que materialice la república", han asegurado esta mañana.

Te puede interesar

Sin embargo, Natàlia Sánchez, diputada del partido, ha adelantado que la CUP ya ha obtenido algunos frutos de las conversaciones. "Hemos acordado que no se renovarán los convenios con las escuelas que segregan por sexo, la mayoría del Opus", ha afirmado. 

Los anticapitalistas cuantifican en 40 millones de euros anuales los recursos que se destinan a este tipo de centros de enseñanza, y piden que esta cantidad de dinero se dedique íntegramente a la enseñanza pública. Dirigentes de la CUP han instado a los 'comuns' que se sumen a esta reclamación.