Ir a contenido

HACIA LA INVESTIDURA

El despliegue de Interior para evitar la entrada de Puigdemont

El ministerio que dirige Zoido ha desplegado a un centenar de guardias civiles en Girona y a Policía Nacional en el Parlament

Control policial en la frontera de La Jonquera.

Control policial en la frontera de La Jonquera. / Robin Townsend

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, afirmaba este martes que el Gobierno intentará por todos los medios que Carles Puigdemont no pueda regresar a Catalunya "ni en helicóptero, ni en barco ni en el maletero de un coche".  Para conseguir ese objetivo el ministerio ha puesto en marcha un dispositivo especial para evitar que el 'expresident' cruce la frontera y para detenerlo nada más ponga pie en España. [Sigue las últimas noticias sobre Puigdemont en directo.]

Ese despliegue, según informa la cadena SER, tiene como punto fuerte Girona, donde Interior ha desplegado a un centenar de agentes de la Guardia Civil que permanecerán en la zona, en especial en la frontera, para evitar que Puigdemont, que ha amagado con regresar a Catalunya para la investidura, se pueda colar. Estos efectivos pertenecen al Grupo de Reserva y de las Unidades de Seguridad Ciudadana y provienen de Sevilla.

Otro punto donde Interior ha focalizado sus refuerzos es el mismo Parlament. En los alrededores de la Cámara catalana hay ya desplegados agentes de la Policía Nacional, concretamente de las Unidades de Intervención Policial. La emisora apunta que hay dos patrullas por la mañana y dos por la tarde.

En las fronteras entre Catalunya y Francia se mantienen un despliegue permanente que empezó hace meses. Donde se aprecia más la presencia de Guardia Civil y Policía Nacional es en La Jonquera.

Visita a un aeródromo

Asimismo, según ha informado RAC-1, agentes de la Guardia Civil se presentaron por sorpresa el pasado domingo en el aeoródromo de Sant Fruitós del Bages para comprobar si Puigdemont había aterrizado allí. Según han explicado trabajadores del lugar, los policías pidieron los registros de entrada y salida por aire. Extrañados por la visita de los agentes, les preguntaron si buscaban al 'expresident', y estos respondieron que se había activado un dispositivo especial para controlar todas las fronteras.

El aeródromo de Sant Fruitos solo ofrece saltos en paracaídas, aunque si se pide con antelación y con la documentación oportuna se puede autorizar un aterrizaje que no interfiera con las actividades de salto.