Ir a contenido

La secuencia de los hechos

Así consiguió EL PERIÓDICO la noticia de que la CIA había alertado a los Mossos del riesgo de atentado en Barcelona y así se gestó el boicot nacionalista contra el diario

EL PERIÓDICO

Rueda de prensa de Forn y el mayor Trapero sobre los avisos de la CIA y el Periódico.

El terrorismo yihadista ensangrentó la Rambla de Barcelona el 17 de agosto del 2017. Unas horas después del crimen, EL PERIÓDICO informó de que la CIA había alertado en mayo a los Mossos del riesgo de un atentado inminente en la Rambla y otros lugares turísticos de Barcelona. Estos 10 pasos relatan la génesis de la noticia y el acoso que sufrió el diario por revelarla a los ciudadanos.

1.- La primera noticia sobre el aviso de la CIA a los Mossos

El 17 de agosto del año pasado, unas horas después del atentado de la Rambla de Barcelona, EL PERIÓDICO publicaba en su edición ‘online’ una información exclusiva: la CIA había prevenido dos meses atrás a los Mossos del riesgo de atentado terrorista en la capital catalana. La policía autonómica había sido alertada a finales de mayo por los servicios de inteligencia estadounidenses del riesgo de que Barcelona, y más concretamente el turístico bulevar de la Rambla, fueran objetivos del yihadismo. El día 18, la edición impresa del diario recogía la noticia.

2.- Las fuentes originales de la información

Las fuentes de la información eran dos altos miembros del Gobierno catalán. Uno había confiado en los últimos días de mayo a un responsable del diario su preocupación por el aviso de la CIA que los Mossos acababan de recibir. EL PERIÓDICO confirmó la información con una segunda fuente del Ejecutivo de Puigdemont, que pidió el embargo de la noticia para no crear una imprudente alarma social. El diario aceptó el trato. Cuando los terroristas atacaron en la Rambla, el compromiso quedó obsoleto por la tragedia y el diario publicó la información por su indudable interés público.

3.- Los desmentidos de Puigdemont, Forn y Trapero

En los días siguientes al atentado, el entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; su ‘conseller’ de Interior, Joaquim Forn, y el jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, negaron con mayor o menor contundencia que los Mossos hubieran recibido el aviso de la CIA sobre un atentado inminente en Barcelona. Primero fue Puigdemont (el 20 de agosto en La Sexta), luego Forn ( el 22 en RAC-1 y el 26 en ‘El Nacional.cat’, aunque aquí no con tanta rotundidad) y por último Trapero (el 28 de agosto en Catalunya Ràdio: «¿Es mentira?», le brindó Mònica Terribas. «Sí», remachó el jefe de la policía).

4.- Un documento de la inteligencia de EEUU avala la información

El 30 de agosto, EL PERIÓDICO logró una copia de la nota del espionaje estadounidense que alertaba del riesgo de atentado en «zonas turísticas muy concurridas» de Barcelona y «específicamente en la Rambla». Había sido remitida por el National Counterterrorism Center, que coordina a la CIA, el FBI, la NSA y otras agencias federales. Y había llegado el mismo día, el 25 de mayo, a los Mossos, el CNI, al Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) y a las Fuerzas de Seguridad del Estado. El diario publicó un extracto del documento el 31 de agosto.

5.- El tratamiento del documento que alertó a los Mossos

El documento era un fragmento del original remitido por el espionaje de EEUU al CITCO español indicando que los Mossos habían sido avisados el 25 de mayo por ellos mismos. Para evitar sospechas sobre su identidad, la fuente pidió eliminar partes de la nota y cambiar la tipografía original de la misma. El diario accedió y en el proceso de tratamiento del texto se deslizaron dos errores: ‘Iraq’ se convirtió en ‘Irak’ y ‘administrative’ en ‘administratives’. La propaganda independentista usó estas lamentables pero inocuas erratas para tratar de desacreditar la información.

6.- Campaña de linchamiento de EL PERIÓDICO

El Gobierno catalán y el jefe de su policía contratacaron a la publicación del documento reservado que demostraba que EEUU había alertado a los Mossos del riesgo de atentado en Barcelona acusando a EL PERIÓDICO y a sus periodistas de querer desacreditar y ensuciar la labor de la policía catalana y del propio Govern. A estos se sumó en las redes sociales una vocinglera y amenazante jauría digital. En este grupo participaron con entusiasmo destacados propagandistas y políticos nacionalistas que alentaron un boicot contra el diario.

7.- Forn y Trapero admiten que recibieron el aviso

El 31 de agosto, el ‘conseller’ de Interior y el mayor de los Mossos dieron una curiosa una rueda de prensa. Mientras Forn insistía en acusar a EL PERIÓDICO de difamar a la policía catalana y Trapero en señalar amenazadoramente a dos periodistas del diario, por primera vez ambos admitieron lo que venían negando: los Mossos sí habían sido alertados el 25 de mayo. Entonces se refugiaron en el rechazo no argumentado de que el aviso viniera del espionaje de EEUU y de que la alerta y el atentado tuvieran relación alguna, relación que el diario nunca había establecido ni apuntado.

8.- EEUU confirma que avisó a la policía catalana

Mientras la jauría digital se dedicaba al linchamiento de EL PERIÓDICO y de sus profesionales, amenazas de muerte contra su director incluidas, el 1 de septiembre el diario publicó una nueva confirmación de que Estados Unidos había alertado a los Mossos. El National Counterterrorism Center certificó por escrito el 21 de agosto al CITCO español que los Mossos estaban entre los destinatarios de su alerta del 25 de mayo sobre Barcelona. Además, otros informes fechados con anterioridad acreditaban la existencia de contactos frecuentes entre el espionaje de Estados Unidos y los Mossos.

9.- La publicación del documento íntegro reenviado por EEUU

La edición impresa del 1 de septiembre reproducía (esta vez sin ningún otro tratamiento ni alteración del original que la supresión de tres números de referencia que podían dar alguna pista sobre la identidad de la fuente informativa) el documento remitido por el National Counterterrorism Center de Estados Unidos al CITCO certificando que la inteliugencia de EEUU había avisado el 25 de mayo a los  Mossos. El documento, clasificado como «secreto», está encabezado por un enunciado nítido: «Texto de la nota enviada a los Mossos el 25 de mayo».

10.- El intento de los Mossos de destruir la nota

El 26 octubre, la Policía Nacional interceptó una furgoneta de los Mossos que transportaba documentación para quemar en la incineradora de Sant Adrià. Los papeles fueron reclamados por la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela. Entre ellos apareció la comunicación original de la inteligencia de EEUU remitida el 25 de mayo a los Mossos con la alerta antiterrorista de la Rambla. Los Mossos habían intentado destruir también un documento de uso interno que reproducía el aviso de los espías estadounidenses.
 

0 Comentarios
cargando