Ir a contenido

REACCIÓN DEL EJECUTIVO CENTRAL

La Moncloa celebra la vuelta de "cierta normalidad" al Parlament

El Gobierno destaca tras escuchar a Torrent que "las cosas no han empeorado"

El Ejecutivo cree que Puigdemont no pidió votar por la amenaza de Rajoy

Pilar Santos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la rueda de prensa ofrecida el 29 de diciembre en la Moncloa.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la rueda de prensa ofrecida el 29 de diciembre en la Moncloa. / JUAN MANUEL PRATS

Los inquilinos de la Moncloa volvieron a pegarse a la televisión este miércoles para ver el desarrollo de la constitución del Parlament. Los recursos para frenar "las posibles ilegalidades" estaban preparados, pero no hubo que utilizarlos. Mariano Rajoy había advertido la víspera de que impugnaría la decisión de permitir votar a los huidos a Bruselas, pero la Mesa de Edad no se encontró en esa tesitura porque los diputados que están en Bélgica renunciaron a delegar su voto. "Claramente el anuncio del presidente tuvo un efecto disuasorio", afirmaron fuentes de la Moncloa. "Celebramos que haya vuelto una cierta normalidad al Parlament", continuaron estas fuentes que se resistieron a dar por "arreglado el problema".

El Gobierno central considera que la decisión de la Mesa de Edad no sienta precedente y quiere ver actuar al nuevo órgano de la Cámara catalana. El discurso del nuevo presidente, Roger Torrent, calmó en cierta manera al jefe del Ejecutivo. "Al menos las cosas no han empeorado", sostuvieron los portavoces gubernamentales, que destacaron sus palabras sobre "coser la sociedad catalana", pero piden esperar a que esas "declaraciones" pasen a "hechos" .

Las opciones de Torrent

Respecto al futuro presidente de la Generalitat, el equipo de Rajoy estará "atento" a la manera en la que Torrent anuncie la investidura. El político de ERC tiene la opción de no incluir el nombre de la persona propuesta a la presidencia y guardar la sorpresa hasta el momento del debate, una posibilidad que obligaría al Gobierno a pedir al Constitucional la suspensión del pleno celebrado. 

En el caso de que en esa convocatoria de pleno Torrent deje por escrito que es Carles Puigdemont, la Moncloa no podría recurrirlo en ese momento y debería esperar a tener información oficial sobre cómo va a intervenir (previsiblemente a distancia, algo que Rajoy considera ilegal) o, si no consigue esos datos, debería esperar a la celebración del debate para impugnar el pleno.

La medida inmediata sí llegaría si el representante de ERC concretara que el presidenciable intervendrá de manera telemática. La Moncloa, como en todos los casos anteriores, presentaría un recurso que exigiría la petición de un informe al Consejo de Estado y la reunión del Consejo de Ministros, en la que se decidiría el contenido de la impugnación. 

La delegación de voto permamente para Junqueras

 "Todo el mundo sabe, incluidos los suyos, que Puigdemont no va a ser 'president'", señalan fuentes del Ejecutivo central, que atribuyen el mantenimiento de la candidatura a su "afán propagándistico". En el equipo de Rajoy se ha estudiado la posibilidad de que la Mesa pueda permitir de manera permanente el voto a los encarcelados. "Si se argumenta jurídicamente la delegación, puede ser razonable", admiten en la Moncloa.