Ir a contenido

PERFIL

Carles Mundó: el adiós del 'tapado'

Sobre el 'exconseller' de Justícia recayeron muchas esperanzas de futuro en ERC por su currículum y talante dialogante

Xabi Barrena

Carles Mundó al finalizar la reunión de Govern.

Carles Mundó al finalizar la reunión de Govern. / DANNY CAMINAL

Carles Mundó ha sido, durante mucho tiempo, el ‘tapado’ de ERC. El hombre sobre el que recaían muchas esperanzas de futuro. Su talante discreto le hizo pasar durante mucho tiempo desapercibido para el gran público, quizás hasta la reciente campaña electoral del 21-D, donde en los mítines y en los debates en los que participó se mostró resolutivo. Eso sí, su currículum e inteligencia política hallaron recibo inmediato en la cúpula del partido. O cúpulas, por cuanto antes que ‘conseller’ de Justícia con Puigdemont-Junqueras, había sido jefe de gabinete de les ‘conselleries’ de Educació y Cultura y secretario de medios, siempre bajo el manto del tripartito.

De Gurb, es decir, al lado de Vic y por tanto ‘vecino’ de Marta Rovira, se desplazó a Barcelona a los 18 años para estudiar Derecho. Ha ejercido largos periodos como abogado, actividad a la que ahora retorna. "Lo de la política ha sido un paréntesis", ha señalado este mismo martes. A la experiencia en el sector privado y en cargo público, Mundó sumó el del activismo social al impulsar, junto con otros, la plataforma Drets.Cat para luchar contra la catalanofobia, especialmente en Twitter, donde el ‘exconseller’, de 41 años, fue tremendamente activo hasta justamente la jura de su cargo. Precisamente desde esa red social remó para que hubiera un pacto entre Junts pel Sí y la CUP hace justo dos años.

De su gestión al frente de la Conselleria de Justícia, una de esas que dejan poco margen de lucimiento, destaca la ley que anula los juicios franquistas en Catalunya y el cierre, tras lustros de debates y negociaciones, de la cárcel Model de Barcelona. Lo que muestra otro de los rasgos del 'exconseller', su talante dialogante.