Ir a contenido

protesta contra la "violencia policial"

Los profesores del IES Sant Andreu de la Barca alegan que el debate sobre el 1-O surgió de los alumnos

Así lo han explicado en su declaración ante el fiscal, afirmando que fue algo "espontáneo"

Varios agentes denunciaron que los profesores instaron a los alumnos a participar en una protesta contra la "violencia policial"

El Periódico

Pintadas en el instituto El Palau de Sant Andreu de la Barca.

Pintadas en el instituto El Palau de Sant Andreu de la Barca. / TV-3

Seis profesores del instituto de educación secundaria (IES) El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) han comparecido ante la fiscalía por los comentarios contra la Guardia Civil que supuestamente hicieron al día siguiente de las cargas policiales para evitar el referéndum del 1-O y han alegado que fueron los alumnos quiénes pidieron realizar el debate en clase. Los docentes han declarado que fueron los alumnos quiénes, espontáneamente, plantearon un debate sobre las cargas policiales del día del referéndum, tras realizar un minuto de silencio a favor de la "no violencia". Debate del cual los profesores, según ellos mismos han declarado, no tomaron partido.

Los seis profesores han llegado a primera hora de esta mañana al edificio de la Ciudad de la Justicia y se han dirigido hacia las dependencias de la fiscalía, donde han comparecido a lo largo de esta mañana. Otros tres profesores de este centro ya fueron interrogados hace días, mientras que dos más está previsto que lo hagan en las próximas semanas, según fuentes cercanas al caso.

Según ha explicado a los medios este jueves la directora de Serveis Territorials d'Ensenyament del Baix Llobregat, Nuria Vallduriola, la fiscalía les investiga por supuesta incitación al odio, y en algún caso, también por supuestas amenazas y contra la integridad moral. Ha explicado que el 2 de octubre, después de una concentración silenciosa en el centro "en favor de la no violencia y en favor de la Paz", algunos alumnos pidieron debatir en sus clases sobre las cargas de la Policía Nacional y la Guardia Civil del día anterior contra la celebración del referéndum. Ha afirmado que puede ser que algunos de los alumnos hubiesen pronunciado alguna expresión fuera de lugar, pero no los profesores, de quienes ha defendido su profesionalidad porque se limitaron a dirigir el debate escuchando todas las versiones "y no emitiendo ninguna opinión personal". 

Estas citaciones responden a unas diligencias de investigación abiertas por el ministerio público para esclarecer si los hechos sucedidos el 2 de octubre, consistentes en expresiones respecto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pudieran ser constitutivas de delito.

Protesta por la "violencia policial"

Según denunciaron varios agentes, algunos profesores instaron a los alumnos a salir al patio del instituto en protesta por la "violencia policial", ante lo cual muchos de los hijos de los efectivos se sintieron presionados y secundaron la condena para no quedarse en clase y ser señalados.

Según la Asociación Española de Guardias Civiles (AUGC), también se pidió a los alumnos que manifestaran, uno a uno, su opinión respecto a las cargas durante el 1-O, tras lo cual algunos de los menores "llegaron llorando a casa".

Tras días después, más de 200 alumnos se concentraron en el centro educativo para mostrar su apoyo a los compañeros que son hijos de guardias civiles y que se estaban sintiendo acosados a raíz del 1-O.

Se da el caso de que en este instituto estudian muchos de los hijos de los agentes de la Guardia Civil destinados al acuartelamiento de esta ciudad, el mayor de Catalunya. Vallduriola ha defendido que los profesores en principio no saben si sus alumnos son hijos de agentes de la Guardia Civil (muchos menores del centro lo son por la proximidad del cuartel) porque ellos son docentes y les da "exactamente igual la profesión que tengan sus padres". Asimismo, ha lamentado que los padres que han presentado la denuncia que originó la investigación no se haya dirigido antes a la Conselleria d'Ensenyament para averiguar qué fue lo que sucedió y hayan optado por la vía penal.