Ir a contenido

El Rey pide respeto a la pluralidad para recuperar la convivencia

Felipe VI avisa del riesgo de volver a «excluir» a parte de la sociedad catalana

Afirma que España «debe ilusionar» y hay que seguir «actualizándola»

Pilar Santos

Felipe VI sobre Catalunya: El camino no puede llevar de nuevo al enfrentamiento y la exclusión. / EFE VÍDEO

En su tradicional mensaje navideño, el rey Felipe VI llamó a acabar con la “exclusión” en Catalunya y pidió respeto a la pluralidad para que la sociedad “recupere la serenidad y la estabilidad".

El Monarca inició su alocución, grabada en el Salón de Audiencias de la Zarzuela, admitiendo que el 2017 ha sido “un año difícil” para la vida en común de los españoles, “sobre todo por la situación en Catalunya”, a la que se refirió de manera amplia y directa.

En sus primeros minutos, el Rey animó a sacar pecho por todo lo conseguido en los 40 años de democracia, en los que a su juicio se ha construido una España “abierta”, que respeta las “diferencias”, la “pluralidad” y la “diversidad”, con un espíritu “integrador”. “Hay que reconocer que no todo han sido aciertos; que persisten situaciones difíciles y complejas que hay que corregir, y que requieren de un compromiso de toda la sociedad para superarlas”, admitió antes de señalar que es necesario seguir construyendo esa España “que debe ilusionar”, “mejorándola, actualizándola”.

El nuevo Parlament

El jefe del Estado, que el 3 de octubre, dos días después del referéndum independentista, tomó la palabra para pedir al Estado que asegurara el “orden constitucional” ante la “deslealtad” de la Generalitat, defendió la madurez de la democracia española, donde cualquier ciudadano puede defender sus ideas “libre y democráticamente”, pero no imponerlas “frente a los derechos de los demás”. Cuando eso ocurre, avisó el Monarca, la convivencia “se deteriora y luego se hace inviable”.

Fue en ese contexto cuando el jefe del Estado se refirió directamente a las elecciones al Parlament del jueves pasado, donde volvió a salir una mayoría independentista en escaños y no en votos. Sus representantes, afirmó, deben afrontar ahora “los problemas que afectan a todos los catalanes, respetando la pluralidad y pensando con responsabilidad en el bien común de todos”.

El jefe del Estado aseguró que el nuevo camino que ahora se abre “no puede llevar de nuevo al enfrentamiento o a la exclusión”, porque  generan “discordia” e “incertidumbre”, sino que debe conducir a la recuperación de “la serenidad, la estabilidad y el respeto mutuo”. En este punto, Felipe VI hizo referencia al impacto de la deriva soberanista en la economía catalana y reclamó la necesidad de trabajar para que “renazca” el “prestigio y la mejor imagen de Catalunya”.

Contra la desigualdad social

El Rey dedicó los últimos minutos del discurso a otros seis asuntos que comentó de manera sucinta. Empezó por la situación de la economía y el empleo, que en su opinión han mejorado “sustancialmente”, aunque destacó la necesidad de que aumenten el número de puestos de trabajo “estables” y de afrontar la desigualdad y las diferencias sociales.

Con el segundo asunto volvió de nuevo a Catalunya. El terrorismo yihadista golpeó en verano en Barcelona y Cambrils, una lacra contra la que hay que luchar, dijo, desde la unidad democrática, la firmeza del Estado de Derecho y la eficacia de la cooperación internacional.

La corrupción sigue siendo, como recordó, una de las principales preocupaciones de la sociedad, que demanda, afirmó en referencia a los españoles, “las medidas necesarias para su completa erradicación”. El jefe del Estado no hizo ninguna referencia a los numerosos escándalos destapados a lo largo del 2017 y siguió con el breve repaso de la actualidad anual. Pasó a Europa y a la “encrucijada histórica” en la que se encuentra. Ahí sí pidió que España “recupere” el protagonismo en el “proyecto europeo, que ahora requiere una mayor vitalidad e impulso”.  

La violencia machista

Respecto al cambio climático, uno de los asuntos internacionales del año por el desplante de Donald Trump a los compromisos de París, Felipe VI reclamó una implicación mayor. “Debemos ser muy conscientes de ello e implicarnos todos mucho más”, declaró.

Y se guardó como último tema la violencia machista. “Es una lacra inadmisible que nos hiere en nuestros sentimientos más profundos y nos avergüenza e indigna”, se quejó antes de instar a lograr mayor concienciación social.

Despedida optimista

El Monarca intentó cerrar la alocución con unas palabras optimistas. Repitió la idea de que España debe seguir “evolucionando” y adaptándose a los nuevos tiempos, de manera que los ciudadanos vean todo lo logrado y se ilusionen con todo lo que se puede “alcanzar juntos”. “Si seguimos por ese camino, si lo hacemos así, y con todas nuestras energías, yo estoy convencido de que el año que viene, y los que vendrán después, serán mucho mejores. Sin duda”, aseguró antes de felicitar la noche en las lenguas cooficiales. “Feliz Navidad, Eguberri on, Bon Nadal, Boas festas”.