Ir a contenido

DESDE MADRID

Rajoy como realidad geológica

Varios ministros creen inviable la legislatura catalana porque todos los dirigentes independentistas están huidos, presos o imputados

El presidente remodelará el Ejecutivo si Guindos logra la vicepresidencia del Banco Central Europeo

José Antonio Zarzalejos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, interviene en un desayuno informativo el pasado 11 de diciembre.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, interviene en un desayuno informativo el pasado 11 de diciembre. / JOSÉ LUIS ROCA

Según un joven líder de la oposición, Mariano Rajoy es una "realidad geológica" mucho más que política. "Forma parte del paisaje, como una cordillera". Su capacidad emocional es mínima. De ahí que su resistencia sea berroqueña y se corresponda con una rotunda voluntad de persistir. El político gallego, pese al chaparrón mediático de las últimas cuarenta y ocho horas por el fracaso catalán del PP y de su Ejecutivo, se ha vuelto a refugiar en el estoicismo y ha reiterado su estrategia ignaciana: en la adversidad, no hacer mudanza.

Tanto es así que se permitió un gesto de especial impertinencia: el viernes premió a su jefe de Gabinete, el barcelonés Jorge Moragas, con la embajada de España ante las Naciones Unidas, sin que le importasen las equívocas interpretaciones sobre el alejamiento de una de las personas más decisivas del entorno político de su mayor confianza. Lo que para algunos ha sido "el comienzo del desguace" del equipo presidencial, para Rajoy no es otra cosa que una decisión prevista desde hace un año que el revés electoral en Catalunya no merecía alterar.

El presidente del Gobierno relativiza de manera desafiante la gravedad de los resultados del 21-D. Según fuentes próximas a la Moncloa, varios ministros "están seguros" de que la actual legislatura catalana es por completo "inviable". Esta convicción se basa en el muy probable procesamiento de los cargos independentistas encarcelados e imputados, lo que conllevaría su inhabilitación si lo fueran por un presunto delito de rebelión, y en la convicción de que Carles Puigdemont no regresará a España porque su prioridad es eludir la prisión preventiva.

Aviso del Supremo

Pablo Llarena, el instructor del Supremo, se encargó el viernes de acelerar el trámite de la imputación a Mas, Gabriel, Rovira, Pascal, Lloveras y Boya. Un aviso de lo que se le viene encima a la clase dirigente del independentismo. Toda ella está huida, encarcelada o imputada. "Hablaré con Inés Arrimadas" respondió el presidente cuando se le preguntó por la inverosímil oferta de Puigdemont de parlamentar fuera de España. Le faltó decir que lo haría con el 'expresident' de la Generalitat en el locutorio de Estremera.

No habrá tampoco crisis de Gobierno. Sí "una remodelación", puntualizan fuentes de Génova, pero será de carácter "técnico" y se producirá cuando Luis de Guindos ocupe plaza en el Banco Central Europeo (si la consigue), una decisión que debería producirse en el próximo mes de enero y ejecutarse en abril. Se reconoce abiertamente que la vicepresidenta y ministra de Presidencia y Administración Territorial, Soraya Sáez de Santamaría, está "tocada" por el fracaso catalán, posterior al de la "operación diálogo" y que el de Interior, Juan Ignacio Zoido, pende de un hilo tras el "desafortunado" 1-O.

Moncloa prioriza el pacto presupuestario con el PNV para prolongar la legislatura hasta el 2020

Pero "Rajoy no quiere víctimas" sino seguir resistiendo en la estrategia del vértigo. "¡A ver quién tiene más vértigo!", exclamó el presidente del Gobierno en diciembre del 2013, desafiante. En esa expresión "pandillera", en apreciación de la catedrática Araceli Mangas, toda una autoridad académica en el análisis de las relaciones internacionales, persiste Rajoy, cuyos cálculos pasan por un empeoramiento de la situación social y económica de Catalunya y por la imposibilidad material de que las expectativas de los dirigentes electos se cumplan: la justicia seguirá su trámite porque por eso, entre otras razones, la estrategia en Catalunya ha sido mucho más judicial que política.

Agotar la legislatura

El propósito de Rajoy es terminar la legislatura lo que depende de la aprobación de los Presupuestos del 2018. Este es el verdadero escollo que deberá salvar el Gobierno. Tendrá que sortear las exigencias -corregidas y aumentadas- de Ciudadanos y, sobre todo, encontrar la fórmula para que el PNV maneje compensaciones incluso superiores a las ya obtenidas, para pactar con un Gobierno que mantiene en Catalunya la aplicación del 155. Desde la Moncloa recuerdan a los nacionalistas vascos que "sin la colaboración del PP en Vitoria, Urkullu tampoco tendría el Presupuesto de Euskadi".

Por lo demás, el análisis genovés de la oposición del PSOE y de Podemos, ha ayudado a la relativización del batacazo popular el 21-D. "Sánchez no tiene nada que ofrecer porque Iceta ha defraudado las expectativas y Pablo Iglesias debe ocuparse de su silla mucho más que de movérsela al presidente". Entre ambas fuerzas no hay atisbo de comunicación, más allá del nivel municipal y autonómico. La sintonía entre Sánchez e Iglesias es "prácticamente inexistente". Una conjunción de izquierdas y nacionalistas no pone en riesgo a Rajoy en las actuales circunstancias.

Las consignas consisten en "no dramatizar" la situación, dejar que "la justicia haga su labor de desbroce", mantener las "complicidades internacionales" y evitar "autocríticas innecesarias" como la de María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y ministra de Defensa, disconforme con el ritmo de decisiones en la crisis catalana, quien afirmó en el diario 'El Mundo': "Posiblemente habría que haber actuado de otra forma en Catalunya". Hasta el momento esta reflexión ha sido la única a contrapelo de un Gobierno que desafía a la política y entronca con la geología. En definitiva, en versión de los entornos próximos a Rajoy, se trata de "comportarse de manera tan correosa como los adversarios, sobre todo cuando la oposición no tiene nada que ofrecer". Existe eso sí -y reconocidamente- una preocupación: Ciudadanos se "nos ha ido de las manos".

0 Comentarios
cargando