Ir a contenido

LA CIRCUNSCRIPCIÓN MENOS POBLADA

El efecto Sijena castiga al PP en Lleida y se repite la mayoría independentista

Junts per Catalunya y ERC suman 11 de los 15 escaños de Ponent, unos resultados mejores que en 2015

La polarización del voto deja a 'populares', la CUP y Catalunya en Comú sin representación en la demarcación

Cristina Buesa

El retorno de las obras del Museu de Lleida a Sijena hace pocos días ha marcado la campaña electoral.

El retorno de las obras del Museu de Lleida a Sijena hace pocos días ha marcado la campaña electoral. / ADRIA ROPERO

Batacazo monumental del PP en Lleida. El partido de Xavier García-Albiol perdió ayer el único representante que tenía en las comarcas de Ponent. El efecto Sijena ha pasado factura a los de Mariano Rajoy, que ceden su escaño a Ciudadanos que, igual que en el resto de Catalunya, suben a su costa. No obstante, el bloque independentistas se mantiene a la cabeza, con 11 de los 15 diputados posibles. Yendo por separado, Junts per Catalunya y ERC han hecho mejor resultado en la demarcación que dos años atrás, cuando lograron 10.

La candidatura de Junts per Catalunya, encabezada por el diputado ya en la última legislatura Josep Maria Forné, profesor de instituto y activista de Òmnium, sacó un escaño más que sus compañeros de ERC, en una lista que capitaneaba desde la distancia de Bruselas la exconsellera de Agricultura, Meritxell Serret. Los primeros, seis. Los republicanos, cinco. Con los cuatro restantes no hubo demasiado a repartir porque los capitalizó (con tres escaños) la opción de Inés Arrimadas, representada en Lleida por Jorge Soler, que también repite en el Parlament.

ElectionsChart

Mireia Boya queda fuera

El último de los 15 fue para el PSC, que mantuvo el diputado que repite desde 2012. El urgellenc Òscar Ordeig volverá al hemiciclo en nombre de los socialistas, que no solo retienen el escaño sino que han incrementado más de 2.000 los votos, superando los 21.600 y mejorando el resultado de 2012. La sorpresa, sin embargo, fue la caída de la CUP, algo que no habían vaticinado las encuestas.

Los leridanos se quedarán en el Parlament sin la carismática diputada de la Val d'Aran Mireia Boya, una política con ascendencia en el partido y que había llevado sin complejos la tercera lengua oficial de Catalunya a la cámara catalana en preguntas parlamentarias, comisiones y declaraciones en los pasillos. El hecho de que durante la jornada electoral de ayer no hubiera papeletas en aranés en sus colegios electorales para disgusto de sus vecinos fue un mal presagio.

Los 'comuns' no remontan

Con esta polarización, que ha castigado a PP y CUP, la candidatura de Catalunya en Comú-Podem tampoco pudo remontar y la ahora senadora Sara Vilà no irá a la Ciutadella, algo que ya ocurrió en los comicios de septiembre de 2015. Así, el diputado que tanto costó de conseguir en 2012 se le resiste a la formación heredera de ICV-EUiA.

graph_container 

Las comarcas menos pobladas y las que aportan menos votantes al censo fueron de las más activas. Al final de la jornada, la participación alcanzó el 80,6% del censo, siete puntos por encima de la última cita electoral. 

La capital, de C's

Una ojeada a las principales ciudades y capitales de comarca arroja peculiaridades como la victoria de C's en la capital del Segrià, por delante de los ganadores de Junts per Catalunya, aunque solo fuera por 73 votos. En Agramunt, municipio del que es alcalde el número dos de ERC en Lleida, Bernat Solé, vencieron los republicanos, mientras que en la Seu d'Urgell, Tremp, Balaguer, Cervera, Solsona o Mollerussa ganaron Junts per Catalunya. Y en Vielha, otra excepción, fue por delante Ciudadanos seguido del PSC. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.