Ir a contenido

La mayoría independentista pone sordina al doble varapalo de ERC

Esquerra pierde el duelo con Ciudadanos y el 'derbi' con Junts per Catalunya

Rovira exige a Rajoy que retire el l155 y acepte una "negociación política, sin presos"

Xabi Barrena

Marta Rovira celebra los resultados electorales de ERC.

Marta Rovira celebra los resultados electorales de ERC. / ALBERT BERTRAN

Varapalo por partida doble a un partido triste por la ausencia del líder. Varapalo endulzado, si se quiere por una expectativa de Govern casi paritario con la lista de Carles Puigdemont y una investidura más fácil (solo se precisa la abstención de la CUP). Endulzado, asimismo, por su récord de escaños y votos en la era moderna y por haberse quedado a décimas de los posconvergentes. Pero no deja de ser sacarina. ERC ha perdido su duelo con Ciudadanos y, también, con el PDECat/Junts per Catalunya. Poca sacarina para tanta derrota. Poca victoria comunitaria para forzar el retorno de Oriol Junqueras y Quim Forn, y los ‘jordis’.

Queda también la honrilla. El decir que apenas 9.000 votos le separaron de los posconvergentes. Incluso que su tesis, la de las listas separadas, era acertada. Con mayor participación, mayor voto constitucionalista, la suma de JxCat y ERC supera en cuatro escaños a la de Junts pel Sí en el 2015. El ir cada uno por su cuenta ha tapado la fuga de votos hacia la CUP lo que permite, además, que la investidura del candidato de la lista de Puigdemont (¿quién?) lo tenga, paradójicamente, más fácil.

Pero no era eso lo que los republicanos anhelaban. Sabían que tenían una oportunidad histórica por reverdecer viejísimos laureles y por colocar a un republicano en la presidencia del Govern. Y de ahí se explica por qué la expectación fue mudando en gravedad en la noche electoral republicana en la Estació del Nord. Y se fuera volviendo al estado de tristeza con el que los republicanos empezaron la campaña, por tener a su líder, Oriol Junqueras en el Centro Penitenciario Madrid VII.

Doble decepción

Esquerra era consciente de que tenía difícil el triunfo en número de votos, pero confiaban en mantener la primacía sobre Ciudadanos. En los últimos días había desaparecido, a la luz de los sondeos, la preocupación porque la lista de Puigdemont les aventajara. La decepción fue, por tanto, doble.

"Señor Mariano Rajoy, ¿se sentará de una vez a negociar?

"Acabaremos con las consecuencias nefastas del 155 y liberaremos a los presos"

Marta Rovira

“Sabemos que es difícil de digerir, pero pese a todo son unos buenos resultados para el independentismo”, señaló, con voz grave, eso sí, un cargo del partido. “Se ha demostrado que por separado con Junts per Catalunya se ha sumado más. ERC  ha especializado el voto metropolitano con porosidad hacia el PSC. Y Junts per Catalunya ha hecho lo propio con el independentismo de ‘pata negra’ y alejado de Barcelona”, ha sentenciado.

Marta Rovira hizo de tripas corazón y salió al atril de la antigua estación de tren. Fue la última de todos los candidatos ‘reales’ en hacerlo. Óbviamente cogió el toro por los cuernos más favorables: “El independentismo ha vencido al 155. Mariano Rajoy ha perdido el plebiscito que planteó sobre el artículo 155” ha clamado con tono, incluso, eufórico. “A pesar de todas las ofensivas, la judicial, la policial, la política…hay una suma claramente republicana que ha vuelto a ganar las elecciones y a renovar el mandato democrático” ha sentenciado.

Tras recordar que en estos comicios ha habido “una participación récord” lo que había provocado mil y  uno  augurio negativo para el independentismo, Rovira ha preguntado al presidente del Gobierno: “Señor Mariano Rajoy, ¿se sentará de una vez a negociar? Tiene que aceptar los resultados como demócrata”. La republicana ha fijado, incluso, las bases de ese diálogo: “Queremos una negociación política y democrática. Retire el artículo 155, libere a los presos políticos y permita el retorno de los ‘consellers’ que están en el exilio”.

Explícita admisión

La secretaria general de ERC ha admitido que era “obvio” que su partido deseaba ganar los comicios, pero que a la vista de los resultados, es decir de la mayoría secesionista, afirmó que su fuerza “trabajará incansablemente por la justicia social y la igualdad”. En esta línea, de aceptación del triunfo posconvergente en el derbi interno, Rovira ha felicitado a Junts per Catalunya por el primato parcial y a la CUP por garantizar, con sus escaños, la pervivencia de la superioridad numérica en escaños.

También ha tendido la mano a los ‘comuns’, haciendo oídos sordos a las advertencias de Xavier Domènech de que se iba a encuadrar en la oposición al futuro Govern independentista, y ha asegurado que estaba convencida de que “hallarían espacios” donde colaborar, en referencia a la construcción social de la república que Rovira ha ido predicando en estas semanas de campaña.

Evidentemente, el momento más emotivo de la comparecencia ha sido su referencia a los encarcelados, y entre ellos, lógicamente, el líder del partido que se supone seguía la noche electoral desde su celda en Estremera, en compañía de Quim Forn. “Acabaremos con las consecuencias nefastas y trabajaremos incansablemente para liberarlos”.