Doble golpe a Rajoy: el PP se hunde y no capitaliza el 155

Tendrá que convivir con otro Parlament soberanista mientras siga la intervención

La Moncloa, pendiente del impacto en los Presupuestos y la financiación

Pablo Casado atiende a los medios de comunicación pasada la medianoche, después de conocer el batacazo del PP en las elecciones. 

Pablo Casado atiende a los medios de comunicación pasada la medianoche, después de conocer el batacazo del PP en las elecciones.  / JOSÉ LUIS ROCA

Se lee en minutos

Pilar Santos

Mariano Rajoy perdió ayer las elecciones catalanas dos veces. El Partido Popular de Catalunya, al que ha apoyado a fondo durante la campaña, sacó el peor resultado de su historia (3 escaños) y el presidente del Gobierno tampoco capitalizó la aplicación del 155, con el que frenó la deriva soberanista de la Generalitat. Los catalanes unionistas prefirieron premiar a Ciudadanos, que (igual que los socialistas) apoyó al Ejecutivo en esa empresa.

Albiol (PP): Ha sido muy mal resultado, y no nos podemos sentir orgullosos. / ATLAS VÍDEO

La peor previsión de la Moncloa se confirmó. Como han repetido estas semanas varios miembros del Gobierno, se ha aplicado un precepto constitucional extraordinario para una situación excepcional y el escenario que ha quedado es muy parecido al del 2015: una mayoría independentista en el Parlament de Catalunya aunque no en la sociedad. El 155 seguirá vigente hasta que la Cámara legislativa elija a un nuevo president.president Es decir, el Ejecutivo de Rajoy seguirá llevando el día a día de la Generalitat mientras convive con un Parlament independentista.

Albiol (PP) acepta que los catalanes se han pronunciado por el independentismo. / EUROPA PRESS VÍDEO

El triunfo de Carles Puigdemont sobre Oriol Junqueras le da la potestad de intentar formar un Gobierno, pero no lo tendrá fácil. El expresident, huido a Bruselas, tiene todas las papeletas para ser detenido y puesto a disposición de la justicia en cuanto vuelva a Catalunya porque sobre él pesa una querella por sedición, rebelión y malversación por la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre.

Consecuencias en Europa

La Moncloa ha insistido estas últimas semanas en que el futuro de Puigdemont no depende de Rajoy sino de los jueces, pero la imagen de la detención de un político recién bendecido en las urnas tiene un impacto difícil de prever en estos momentos en la imagen del Gobierno de España. Fuentes diplomáticas no querían comentar anoche la posibilidad de que esta circunstancia pueda cambiar la posición de los países europeos y de las instituciones de Bruselas para que el presidente español ceda y convoque un referéndum de independencia.

Las consecuencias del 21-D también serán clave en la política a corto plazo del Ejecutivo. Además del fortalecimiento de Ciudadanos frente al PP, Rajoy aplazó la tramitación de los Presupuestos del 2018 porque el PNV, su socio clave en este asunto, le pidió tiempo hasta que acabara la intervención del 155. Ahora habrá que ver hasta qué punto el futuro judicial de Puigdemont y del resto de la cúpula del procés procés puede enmarañar esas negociaciones económicas.

Noticias relacionadas

Críticas a la estrategia de Ciudadanos

También está en stand-by el modelo de financiación autonómica. Cristóbal Montoro no quería avanzar en los trabajos porque Catalunya no mandó a un experto para defender sus posiciones. La nueva Generalitat deberá decidir si ve útil acudir a esas reuniones. Las caras largas en la sede de Génova ni se pudieron ver. Rajoy se encerró en la planta noble para seguir los resultados con la cúpula del partido al completo. A las doce de la noche salió a comentar la debacle ante la prensa el vicesecretario Pablo Casado. Un lamento entre ellos: Ciudadanos se ha equivocado «tirándose a la yugular» de Miquel Iceta y Xavier García Albiol.IcetaAlbiol «No trabajó por el unionismo», comentó en privado un colaborador de Rajoy. El líder del PP ha convocado para hoy un comité ejecutivo nacional para analizar el 21-D y tratar de mantener prietas las filas.