LA CAMPAÑA SOCIALISTA

Iceta exhibe el músculo de un PSC en remontada

Los socialistas, que no suben en votos y escaños desde 1999, lucen optimismo en su mitin central

Sánchez, Zapatero y Borrell piden poner fin a la deriva independentista ante más de 5.000 personas

Pedro Sánchez y Miquel Iceta al final del acto central de campaña del PSC. / JORDI COTRINA

Pedro Sánchez y Miquel Iceta al final del acto central de campaña del PSC.
Josep Borrell y José Rodriguez Zapatero se saludan en el Centro de Congresos Internacional de Catalunya.
Un niño juega con una senyera durante el acto de campaña del PSC.
Ambiente socialista en el Centro de Congressos Internacional de Catalunya.
Miquel Iceta hace su entrada en el Palau de Congressos, en el mitin central de campaña del PSC.

/

Se lee en minutos

Desde 1999 el PSC no para de bajar en votos y escaños en todas las elecciones. Una dinámica que hacía que los mitines socialistas encogieran y que el desánimo cundiera entre la afición. Pero esta vez la música suena distinta, según apuntan las encuestas y actos como el llenazo en el mitin central en el Fòrum. Un cambio de tendencia que Miquel Iceta espera que se pueda trasladar a las urnas el próximo jueves.

"Nos merecíamos un acto como este para reencontrar la esperanza y el optimismo", ha sentenciado el candidato del PSC. Entre el público se mezclaban socialistas de toda la vida y recién conversos. Como Josep, simpatizante de Unió, esperanzado con que la alianza de Units per Avançar con el PSC devuelva a Catalunya al 'seny'. Antonio Balmón, alcalde de Cornellà que hará de anfitrión en el último acto de campaña, se ha mostrado ilusionado ante el ambiente que veía. "Solo necesitamos un centímetro de oportunidad", ha reflexionado. Tras muchas campañas a sus espaldas, tiene la sensación de que van a hacer algo grande el 21-D.

El Fòrum ha vuelto vivir una peregrinación de fans, aunque esta vez no iban a ver a sus grupos preferidos en el Primavera Sound.

Pedro Sánchez

secretario general del psoe

Catalunya reclama convivencia, concordia y diálogo, necesita la mano izquierda de Miquel Iceta"

Las más de 5.000 personas que se han congregado no esperaban escuchar a bandas como Fun, por mucho que más de uno ha saltado como un 'groupie' cuando Josep Borrell y José Luis Rodríguez Zapatero han entrado al ritmo de 'Some nights'. El exministro ha llevado una chaqueta de pana en la que guardaba la carta del 'expresident' Josep Tarradellas en la que, en 1982, afeaba a Convergència haber "orquestado una ruptura política entre los catalanes y con España (...). Una ruptura que alguien tendrá que recoser". A diferencia de su sonoro debut, esta vez ha obviado la polémica apelación a "desinfectar" las heridas antes de cerrarlas. Eso sí, ha acusado a "'mossèn' Junqueras" de tener una "actitud predemocrática". "El problema que tenemos en Catalunya no es sólo jurídico, que también; no solo es político, que también. Es religioso”.

Como ha bromeado Iceta durante toda la campaña, el acuerdo con los democristianos parece haber impregnado de alusiones religiosas los mítines del PSC. Zapatero también ha tirado del hilo sagrado para criticar a los independentistas, recordándoles que

José Luis Rodríguez Zapatero

expresidente español

Nadie se ha tomado en serio ni ha visto admisible la declaración de independencia. Es el único tema en el que hay unanimidad internacional"

"ningún hombre está por encima de la ley, ni aunque hable en nombre de un dios nacionalista, religioso o ideológico (...) Primero las leyes y después la voluntad de los hombres". "Nadie se ha tomado en serio ni ha visto admisible la declaración de independencia. Es el único tema en el que hay unanimidad internacional", ha apuntado el expresidente, que tras hacer campaña por Susana Díaz en las primarias del PSOE, ha visibilizado su reconciliación con Pedro Sánchez. "Quiero agradecerte todo el apoyo, consejos y experiencia", le ha dicho el actual líder del PSOE, que espera que este espíritu de reconciliación se traslade a Catalunya. "Catalunya reclama convivencia, concordia y diálogo, necesita la mano izquierda de Miquel Iceta".

Te puede interesar

El candidato ha querido tener un tono presidencialista, evitando ataques personales a excepción de Albert Rivera, al que ha llamado "demócrata de pacotilla" por pedir el apoyo para Ciutadans para que "las papeletas no vayan a la basura". Como en todos los grandes conciertos, había novedades en la escenografía. Y a la 'senyera' que ha flanqueado a Iceta toda la campaña la han acompañado la bandera socialista, la española y la europea. "Hemos puesto cuatro y habríamos podido poner más", ha explicado el primer secretario del PSC. "No me falta voz para reivindicar el cansancio de guerras de banderas. Respetamos todos los símbolos".

Como Borrell, Iceta también ha recurrido a Tarradellas para erigirse como abanderado del "catalanismo de toda la vida". Y en su intervención final ha reclamado el respaldo de "todos los socialistas, los progresistas, catalanistas no independentistas, los de izquierdas no independentistas, los que quieren un cambio de rumbo y que vuelva el 'seny'". El 21-D se verá si la primavera que se ha atisbado en el recinto del Primavera Sound se confirma y se pone fin al largo invierno del socialismo catalán.