Ir a contenido

DECISIÓN DE LA AUDIENCIA DE BARCELONA

Oriol Pujol irá a juicio por el 'caso ITV' pese al pacto con el fiscal

La magistrada no acepta el acuerdo de conformidad porque no está firmado dos de los seis acusados

J. G. Albalat

Oriol Pujol entra en la Ciutat de la Justícia el pasado 14 de julio.

Oriol Pujol entra en la Ciutat de la Justícia el pasado 14 de julio. / FERRAN SENDRA

El exdiputado de CiU Oriol Pujol y su esposa, Anna Vidal, se sentarán en el banquillo de los acusados, aunque solo sea por unos minutos. La jueza de la Audiencia de Barcelona no ha admitido el pacto alcanzado por el exdirigente de Convergència con la fiscalía y ha decidido mandarle a juicio a él, a su mujer y a otros cuatro investigados por el 'caso ITV' sobre el intento de amaño de adjudicaciones y el cobro de comisiones.

La magistrada que presidirá el juicio con jurado, para el que todavía no hay fecha, ha rechazado el acuerdo con la fiscalía porque no estaba firmado por todos los acusados, sino solo por cuatro de ellos y, por lo tanto, podría crear indefensión a los investigados que no lo aceptaron y defienden que son inocentes.

A pesar de la decisión de la jueza, el pacto continúa vigente. La diferencia es que Oriol Pujol se deberá sentar en el banquillo y se tendrá que elegir a los miembros del jurado. Nada más comenzar el juicio, el exdirigente convergente y lo otros investigados que han pactado puede ratificar el acuerdo, admitir las acusaciones y conformarse con la pena rebajada por la fiscalía. De esta manera, el jurado únicamente decidirá sobre la culpabilidad o inocencia de las personas que no estaban conformes con el planteamiento de la acusación pública. Otra cuestión es si el hijo de Jordi Pujol Soley, expresidente de la Generalitat, tendrá o no que asistir a todas las sesiones del juicio.      

El pasado mes de septiembre, Oriol Pujol llegó al pacto con el ministerio público por el que aceptaba una condena de dos años y seis meses de cárcel y una multa de 55.000 euros. De este modo, reconocía haber cobrado comisiones a cambio de utilizar sus influencias para favorecer a empresarios amigos, así como haber participado en el intento de amaño de concursos de adjudicación de estaciones de inspección técnica de vehículos (ITV).

El exsecretario general de CDC se acogió al acuerdo ofrecido por la fiscalía, así como su esposa y los empresarios Ricard Puignou y Sergi Pastor. Por contra, el exalto cargo de la Generalitat Josep Tous y el empresario Sergi Alsina, amigo de Oriol Pujol, se negaron a aceptar las condiciones del pacto.

La magistrada ha rechazado ahora la petición de los cuatro acusados que han pactado para que en la celebración de una comparecencia se dictara sentencia en los términos acordados con la fiscalía y se declarara firme. Y, por lo tanto, que el juicio se celebrara únicamente con los otros dos acusados. La fiscalía había pedido incluso que se oficializara la sentencia condenatoria para que los cuatro investigados con los que alcanzó el acuerdo pudiesen comparecer como testigos en la vista.

Conculcación de derechos

El abogado Tous se opuso a esta posibilidad, alegando que las conformidades de los otros cuatro acusados, especialmente la de Puignou, constituía una conculcación de su derecho de defensa, ya que el juicio con jurado popular se iniciaría con una confesión de uno de los coacusados de los mismos hechos por los que se le incrimina a él: pagar honorarios a Alsina para obtener la influencia política del hijo del 'expresident'.

El fiscal se opuso, a su vez, a esa postura, alegando que, una vez acordadas las conformidades, sería "contrario a la lógica y al principio de economía procesal" la demora de una sentencia de conformidad. Y sostuvo que la conformidad de cuatro de los acusados no suponía la vulneración del derecho de defensa de los otros dos, ya que, si bien participaron en parte en la comisión de unos mismos hechos, la concreta actuación que se les atribuye merece una "calificación jurídica diferenciada".

La magistrada entiende, en cambio, que, al no haber mostrado su conformidad los seis acusados, el juicio debe hacerse para todos ellos, pues no es posible la admisión de conformidades de alguno de ellos en un procedimiento con jurado popular, "con el consiguiente dictado de sentencias separadas en el mismo proceso", una anterior y otra posterior resultante del veredicto del jurado. Y agrega que la admisión de cuatro acusados podría causar indefensión a los que no han suscrito el pacto con la fiscalía. Este auto puede ser recurrido.

Las escuchas telefónicas no se anulan

En la misma resolución, la magistrada ha rechazado en cambio la petición del exalto cargo de la Administración catalana Josep Tous, también respaldada por el empresario Sergi Alsina, de anular las escuchas telefónicas que les incriminan en la causa, al concluir que estaban justificadas "por el interés colectivo en el bien afectado". Y es que las conversaciones son una prueba de cargo clave. De ahí que los dos acusados que no se han pactado con el fiscal luchen hasta el último momento para conseguir que no se tengan en cuenta. 

0 Comentarios
cargando