Ir a contenido

SONDEO DEL GESOP

Encuesta elecciones Catalunya: ERC se despega y Puigdemont pierde fuelle

Junqueras se distancia de Ciutadans y Puigdemont, que pugnan por la segunda plaza

El PSC se descuelga y la mayoría independentista sigue en el alambre

Jose Rico

Encuesta elecciones Catalunya: ERC se despega y Puigdemont pierde fuelle

La antigualla de la ley electoral española impedirá una vez más que los catalanes puedan saber a partir de este sábado cómo bailan los escaños y la intención de voto en el 'sprint' final hacia las elecciones autonómicas probablemente más reñidas de la democracia. Así pues, nos quedaremos con la última fotografía que nos ofrece el Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO, que deshace algunos empates demoscópicos recientes y deja la carrera hacia el 21-D con un claro favorito: ERC. Los republicanos se despegan de sus inmediatos perseguidores y recuperan al comienzo del último tramo parte del colchón de escaños que habían perdido por el camino desde el encarcelamiento de su candidato, Oriol Junqueras. En cambio, Inés ArrimadasCarles Puigdemont y Miquel Iceta han cedido terreno en la última semana y se disputan la medalla de plata.

En una semana, Esquerra ha pasado de moverse en una horquilla de 30-31 a escaños a hacerlo en los 34-35 diputados, gracias a haber arañado 1,7 puntos. Si en la anterior encuesta del GESOP el tándem Junqueras-Marta Rovira sentía en el cogote el aliento desde Bélgica del 'expresident' y candidato de Junts per Catalunya, ahora el 'efecto Puigdemont' parece haberse diluido a gran velocidad: 1,4 puntos menos y de 29-30 parlamentarios a 26-27. Un solo punto distanciaba a republicanos y posconvergentes la semana pasada, brecha que se ha agrandado hasta los 4,3 puntos. En intención directa de voto (el voto sin 'cocina'), ERC ha revertido su caída ganando 3,3 puntos, mientras que JxCat se ha estancado.

Voto muy volátil

El trabajo de campo del sondeo ha finalizado este mismo jueves y se ha efectuado a partir de 800 entrevistas desde el pasado martes. El estudio ha detectado una importante volatilidad de voto, lo que indica un cierto desconcierto e incertidumbre en el conjunto del electorado. Los indecisos han escalado hasta el 27% a menos de una semana de los comicios, y la indefinición ha crecido más en el bloque no independentista que en el secesionista. Y dentro de cada bloque, la competición se va polarizando. En el frente soberanista, a favor de ERC, que se quedaría con dos de cada 10 votantes de la CUP en el 2015 y el 17% de electores de Catalunya Sí que es Pot. En consecuencia, los anticapitalistas obtendrían 6-7 escaños, uno menos que hace una semana.

Eso explica que continúe en vilo la gran incógnita del 21-D: ¿revalidarán ERC, JxCat y CUP la mayoría absoluta? De momento sigue en el alambre. En votos perderían dos puntos respecto a las últimas elecciones y se quedarían en el 45,6%. En escaños, la horquilla sería de 66-69 diputados, siendo 68 el mágico umbral de la estabilidad. Es decir, sobre el inminente nuevo Parlament se sigue cerniendo la amenaza de la ingobernabilidad. El bloque constitucionalista recabaría el 43,7% de los sufragios y 56-59 representantes. Podrían, pues, ser decisivos los 'comuns', que también logran un pequeño respiro en esta recta final y pasan en una semana de 9-10 a 10-11 escaños, en parte por haber recuperado cinco puntos y medio en fidelidad de voto.

Hacia el polo naranja

El constitucionalismo también camina poco a poco hacia la polarización, en este caso de color naranja. Hace una semana, Arrimadas e Iceta estaban empatados a todo en tercera posición. Ahora, Ciutadans se ha colado entre Junqueras y Puigdemont y pugna con la lista del 'expresident' por la segunda plaza, mientras que los socialistas se han descolgado. El partido de Albert Rivera se ha adjudicado 2,2 puntos en una semana y conseguiría 27-28 parlamentarios, dos más que en el sondeo precedente. En voto estimado, la ventaja de Arrimadas sobre Puigdemont es más amplia (3,3 puntos) y los naranjas se quedan a tan solo un punto de ERC, aunque siete diputados por debajo.

Ciutadans consigna la fidelidad de voto más alta, por encima del 80%, y es junto con la CUP la fuerza con menor porcentaje de indecisos entre quienes le votaron dos años atrás. Sus fugas de voto son insignificantes y, por el contrario, se nutre de la enorme sangría que padece el PPC. A Xavier García Albiol se le escapa el 36% de su electorado, que ahora elegiría la papeleta naranja, y tiene a otro 21% indeciso. Resultado: el PPC sigue sin pasar de 6-7 escaños. A Iceta también se le esfuma el 17% de sus votantes en dirección a Ciutadans, lo que provoca que tras varias encuestas al alza, en la última semana haya retrocedido sensiblemente: dos puntos y dos diputados menos. El PSC cosecharía ahora 23-24 parlamentarios.

Las expectativas de participación en las urnas se mantienen alrededor del 80%, más elevada que en el 2015 pero estancada respecto a los sondeos de los últimos meses. A esa movilización fían los de uno y otro bloque que este mapa se mueva más o menos en los últimos días de campaña y, por tanto, su felicidad el 21-D.

Ficha técnica

-Técnica: entrevistas telefónicas asistidas por ordenador.
-Universo: población de 18 años y más en Catalunya.
-Número de entrevistas: 800.
-Muestreo: Estratificado por dimensión de municipio con selección aleatoria de hogares y cuotas cruzadas de sexo y edad para la selección de la muestra.
-Error de la muestra: +/- 3,5% para un nivel de confianza del 95% y p=q=0,5.
-Trabajo de campo: del 12 al 14 de diciembre.