Ir a contenido

CAMINO DE LAS URNAS

Iceta se reivindica como la única opción real constitucionalista

El líder del PSC defiende la Carta Magna y su reforma en Rubí

"Solo los que quieren de verdad la Constitución quieren reformarla"

Roger Pascual

Miquel Iceta, junto a Ana María Martínez, alcaldesa socialista de Rubí, en el acto de la Constitución celebrado en la ciudad vallesana.

Miquel Iceta, junto a Ana María Martínez, alcaldesa socialista de Rubí, en el acto de la Constitución celebrado en la ciudad vallesana. / ROBERT RAMOS

Miquel Iceta se reivindica en Rubí como la única opción real constitucionalista para gobernar tras el 21-D. En la diabólica aritmética que se atisba solo se intuyen dos alternativas: un presidente republicano o uno socialista. Si no hay mayoría independentista, dependerá todo de lo que decidan los 'comuns'. Xavier Domènech ya ha descartado avalar ningún Govern en el que esté Ciutadans por lo que la única posibilidad para que haya un constitucionalista en el Palau de la Generalitat sería con Iceta gobernando en solitario, investido con los votos de Catalunya en Comú Podem, PP y Ciutadans. 

Desde el año pasado en Rubí se celebra la Constitución con la lectura de algunos de sus fragmentos. Iceta ha participado en este acto, que algunas señoras contemplaban en bata desde su balcón mientras otras lo seguían enfundadas en la 'rojigualda' a pie de calle en la plaza de la Constitución. "He querido sumarme a esta celebración de los 39 años de más prosperidad y estabilidad de España y manifestar la necesidad de impulsar la reforma constitucional", ha valorado, señalando que el año que viene, el del 40 aniversario, sería el momento idóneo.

"Solo los que quieren de verdad la Constitución quieren reformarla para que viva muchos años", ha exclamado, una hora después, ante medio millar de personas en Canovelles pero dirigiéndose a Ciutadans y el PP. Un reto que requerirá "muchos consensos" como los que recuerda fueron necesarios para alumbrar la Carta Magna. 

La capacidad de pactar también se pondrá a poner a prueba a partir del 22-D para evitar una repetición electoral, escenario que considera que "todos tendríamos que descartar". Consciente de que aunque Inés Arrimadas les pudiera ganar en escaños nunca lograría sumar el apoyo de los 'comuns', Iceta se ofrece como el único candidato del bloque constitucionalista que puede acabar siendo el 131º presidente de la Generalitat. Aunque las bases de Ada Colau decidieron romper con el PSC en Barcelona, el líder socialista está convencido de que podrá sumar apoyos del espacio de los 'comuns' tanto antes como de después del 21-D. "Los que tengan un poco de sentido común harían bien en votarme", ha comentado con su fina ironía apelando al lema de campaña del 'colauismo'. Una campaña en la que espera que se cambie el miedo por la esperanza. "La política no puede meter miedo. Os pido que el 21-D acabemos con el miedo y lo cambiemos por la esperanza". Esperanza como la que tiene en sus opciones de llegar a tener despacho en la plaza Sant Jaume."Esto huele a presidencia", ha dicho desmenuzando la 'receta Iceta' antes de ayudar a preparar la paella de Canovelles.