19 feb 2020

Ir a contenido

ARTÍCULO 155

Exteriores culpa de los despidos en las 'embajadas' al número dos de Romeva

El Gobierno alega que Villatoro, secretario general del departamento, no reubicó a los 33 empleados locales

Pilar Santos

Raül Romeva, el 28 de septiembre, días antes del referéndum del 1-O, en una rueda de prensa en Bruselas. 

Raül Romeva, el 28 de septiembre, días antes del referéndum del 1-O, en una rueda de prensa en Bruselas.  / FRANCOIS LENOIR (REUTERS / FRANÇOIS LENOIR)

Los 33 trabajadores locales de las delegaciones de la Generalitat en el exterior serán despedidos el 31 de diciembre, según fuentes del Ministerio de Exteriores. El personal de las delegaciones de ParísLondresBerlínLisboaVienaWashingtonCopenhague y Roma perderán su trabajo, a pesar de que durante unas semanas pensaron que serían "recolocados" en otros puestos. Ninguno de ellos es funcionario.

Según fuentes de Exteriores, esta medida drástica se tomó después de que el secretario general Aleix Villatoro, número dos de Raül Romeva en la Conselleria d'Afers Exteriors, no presentara un plan para reubicarlos en otros organismos catalanes (como las oficinas comerciales de Acció o el Institut Ramon Llull, con sedes en varias ciudades extranjeras).

La reunión del 8 de noviembre

Estas fuentes explican que, en una reunión el pasado 8 de noviembre, representantes del Gobierno central le pidieron a Villatoro que comunicara dónde podían seguir trabajando los afectados, toda vez que el Ejecutivo central, mediante la aplicación del 155, había decidido desmantelar la estructura de la Generalitat desplegada en el extranjero, a excepción de la oficina de Bruselas. Los delegados ya fueron destituidos cuando las medidas del precepto constitucional se publicaron en el 'BOE', el pasado 28 de octubre, el mismo día en que cesó todo el Govern de Carles Puigdemont.

En los días posteriores a la petición del día 8, el secretario general catalán, siempre según fuentes del Ejecutivo central, no expuso ningún plan "concreto", pese a que se le advirtió de que, si no lo hacía, los afectados serían despedidos el 31 de diciembre. Tenía hasta el 28 de noviembre para comunicar al Gobierno de Mariano Rajoy las "ofertas" de los nuevos organismos en los que iban a trabajar los afectados y los documentos firmados conforme los 33 trabajadores aceptaban los nuevos destinos, pero no lo hizo.

Exteriores lamentó las "maniobras dilatorias" de Villatoro y apuntó que ha sido el mismo secretario general el que ha comunicado por carta a los empleados su despido. Contactado por este diario, Villatoro rechazó hacer declaraciones, informa Fidel Masreal.

Enviado un embajador

El ministerio de Exteriores, encabezado por Alfonso Dastis, ya dejó entrever hace tres semanas el malestar por la falta de colaboración del equipo de Romeva (ahora en la cárcel) para aplicar el 155. Los altos cargos catalanes alegaban dificultades para manejar los diferentes tipos de contratos de los trabajadores locales en el extranjero. Ante esta situación, Dastis decidió enviar a Barcelona al embajador Juan Fernández Trigo y a dos funcionarios más para ayudar en el desmantelamiento de las 'embajadas'.