Ir a contenido

El Parlamento Europeo condiciona la entrada de Puigdemont a su sede

La Eurocámara no puede prohibir la entrada al 'expresident' pero le exigirá una autorización previa del juez para hacerlo

Silvia Martinez

Carles Puigdemont, en los estudios de la televisión pública belga.

Carles Puigdemont, en los estudios de la televisión pública belga. / REUTERS

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, podrá hacer campaña cara a las elecciones del 21-D en Bélgica con total libertad y normalidad, pero hay un pequeño enclave de Bruselas al que tendrá restringida y limitada su entrada: la sede de la Eurocámara. “El Parlamento Europeo no puede prohibir la entrada de Puigdemont, pero entendemos que este necesita la autorización expresa del juez para hacerlo”, han explicado fuentes de la Eurocámara.

La tramitación de la orden europea de detención y entrega contra el expresident y sus cuatro exconsellers y, sobre todo, las medidas cautelares impuestas por el juez de instrucción pesarán finalmente sobre los lugares a los que pueda tener acceso Puigdemont. En aplicación del protocolo sobre privilegios e inmunidades de las instituciones europeas, el Parlamento –lo mismo que las demás instituciones- es inviolable. Es decir, “la Policía no puede acceder libremente para, por ejemplo, detener a alguien o llevarlo ante un juez a requerimiento del mismo”, explican desde la institución.

Si Puigdemont decidiera entrar en la Eurocámara para escapar de la justicia –algo improbable dado que alteraría las condiciones de su libertad condicionada y las medidas cautelares- la policía belga no podría entrar en la sede del Europarlamento y para hacerlo necesitarían la autorización escrita del presidente, Antonio Tajani. “Si el juez ha prohibido a Puigdemont salir de Bélgica para estar permanentemente a disposición de la justicia belga es el juez quien ha de autorizar o no a Carles Puigdemont a acceder a un edificio en el que esa situación se modifica”, entienden en la Eurocámara.

La institución se cura en salud

Aunque no ha trascendido si efectivamente Puigdemont ha solicitado entrar en esta institución europea, la Eurocámara ha decidido curarse en salud y estudiar las consecuencias legales de esta posibilidad antes de que se produzca. Una prueba evidente del malestar que existe entorno a la posibilidad de que utilicen la institución que parece dispuesta a poner todos los obstáculos posibles para impedirlo. El eurodiputado del PdCat, Ramón Tremosa, había solicitado inicialmente una de las salas grandes del Parlamento Europeo para celebrar en ella el acto con los 200 alcaldes independentistas que han llegado este martes desde Catalunya para internalizar el procès y denunciar la situación en Catalunya.

Según fuentes de la Eurocámara, Tremosa decidió anularla por presiones internas de su grupo. De hecho el eurodiputado de Ciudadanos, Javier Nart, cuyo partido integra las filas del grupo liberal ALDE junto al PdCAT, aseguró el lunes por la noche que ha sido su formación la que ha evitado la celebración del acto de los alcaldes independentistas en la Eurocámara. El eurodiputado catalán ha negado este extremo y ha explicado que decidieron anular la sala por motivos logísticos, porque hubiesen necesitado el plenario para acoger a todos los interesados en acudir al acto, y porque la Eurocámara exige con días de antelación entregar los nombres de los asistentes..

El acto tendrá lugar finalmente este martes por la tarde en el Palais de Bozar, un centro cultural de la capital comunitaria. “El Parlamento le ha dicho que no puede entrar y se van a hacer este acto a una sala de fiestas muy conocida en Bélgica”, ha dicho el portavoz del PP en la Eurocámara, Esteban González Pons. El político popular reconoce que el Parlamento no puede vetar su entrada pero ha asegurado que la institución no le permitirá saltarse “las medidas preventivas para hacer campaña electoral en una de las instituciones comunitarias donde no se le recibe de manera oficial”.

Según el eurodiputado catalán, Josep María Terricabras el presidente catalán no ha pedido ir al Parlamento. “Yo lo sabría. Somos tres parlamentarios. En cinco días que se ha organizado esto, ¿cómo vamos a organizar que 200 alcaldes vayan al Parlamento. Ni lo hemos hecho ni se nos ha ocurrido pero a cierto personal le gusta liar”.