Ir a contenido

LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

Detenido en Sagunto un marroquí que captaba yihadistas para el Estado Islámico

Envió a Irak a un joven que cometió un atentado suicida que mató a más de 30 personas

La Policía Nacional ha detenido a un marroquí integrado en el aparato de captación de Dáesh. / POLICÍA NACIONAL

La Policía Nacional ha detenido este lunes en Sagunto (València) a un marroquí integrado en el aparato de captación del Estado Islámico. El individuo, un hombre de 47 años en situación irregular en España, se dedicaba al adoctrinamiento y traslado de combatientes yihadistas a la zona de conflicto para apoyar a Daesh.

Concretamente, y según ha informado el Ministerio de Interior, el detenido es el principal responsable de reclutar y enviar a Irak en noviembre del 2014 a un joven marroquí, de 26 años, que residía con su familia en Sagunto. Este joven cometió un atentado terrorista suicida que costó la vida a 33 soldados iraquís y causó decenas de heridos con un camión lleno de explosivos tan solo mes y medio después de su llegada al país.

En el tiempo que ambos compartieron en Sagunto, el fallecido dormía de manera habitual en el domicilio del detenido, al que proveía de manera incesante de contenido y propaganda a favor de los objetivos de Estado Islámico.

Referente y "potente" instigador

Tras protagonizar comentarios de exaltación a la figura del terrorista fallecido, según la investigación, el detenido continuó con su labor de captación y adoctrinamiento a personas de su entorno con quien se reunía bajo estrictas medidas de seguridad.

Además, actuaba como referente en internet e instigador de un grupo de personas a quienes ofrecía su vivienda para llevar cabo reuniones en las que visionaban material de carácter radical, al tiempo que les facilitaba rutas de acceso a los contenidos más reservados de Dáesh e instrucciones para eliminar cualquier rastro informático que representase un riesgo de poder ser detectados.

Con sus actividades de adoctrinamiento, según el Ministerio del Interior, el arrestado actuaba como caja de resonancia de los mensajes e instrucciones que la organización terrorista lanza a sus integrantes para una mayor difusión y consecución de sus objetivos.

Además, "era un potente instigador capaz de crear el caldo de cultivo idóneo para que cristalicen de manera efectiva en la mente de los nuevos adeptos la idea de cometer atentados terroristas".

Personalidad asocial

El detenido mostraba una "personalidad asocial", deducida de su aislamiento y no integración pública que le llevaba a evitar todo tipo de contacto con aquellas personas que no profesan su religión en los mismos términos que él.

Su detención ha sido llevada a cabo por agentes de la Brigada Provincial de Información de Valencia y la Brigada Local de Sagunto de la Policía Nacional, bajo la coordinación de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional. La operación, que continúa abierta, se ha desarrollado bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional y la coordinación de la Fiscalía de este tribunal.

Desde el 26 de junio de 2015, fecha en el que el Ministerio del Interior elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido a 206 terroristas yihadistas en operaciones realizadas en España y en el exterior y a un total de 251 desde principios de 2015.