Ir a contenido
Mariano Rajoy anuncia la fecha de las elecciones, el pasado viernes 27 de octubre en la Moncloa.

AFP / JAVIER SORIANO

De desconcierto en desconcierto

Rajoy sorprendió a propios y extraños convocando las catalanas el 21-D, una decisión tomada en el último momento

El líder del PP quiso "descolocar" a los independentistas y ahora la prisión decidida por la Audiencia le descoloca a él

Pilar Santos

“Las catalanas van a ser el 21 de diciembre”. Más de un dirigente del PP tuvo que repetir la frase en su cabeza para encajar lo que acababa de decir el presidente, Mariano Rajoy. Según varios miembros del partido y del Gobierno consultados para este reportaje, muy pocas personas sabían de antemano lo que el jefe del Ejecutivo anunció el viernes 27 de octubre en la Moncloa por la noche, después de conseguir que el Senado aprobara la intervención de Catalunya al amparo del artículo 155. Rajoy había cerrado de manera definitiva la fecha y todo lo que suponía pocas horas antes, en un despacho de la Cámara baja, con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Ambos estuvieron reunidos a solas durante más de una hora en una de las salas que los miembros del Gobierno suelen utilizar los martes, los días en los que se someten al control de los senadores. Los escoltas se pusieron en la puerta y cortaron el paso a todos los que, sin saber lo que estaba pasando dentro, pretendían entrar. Algún ministro se tuvo que dar la vuelta. El dato corrió entre los equipos y nadie más interrumpió por error la reunión.

Llamadas para dar la noticia

Al salir Rajoy y Santamaría, toda la maquinaria se puso en marcha. La secretaria general y también ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, fue una de las primeras personas que conoció la decisión, ya firme. Del Senado, todos los ministros, la vicepresidenta y el presidente se fueron a la Moncloa, a celebrar dos consejos de ministros, uno ordinario y otro extraordinario, sobre Catalunya. Justo antes y después de esas reuniones tanto Cospedal como Santamaría y Rajoy telefonearon a dirigentes del PP y también a los líderes del PSOE y Ciudadanos, para comunicarles la fecha del 21-D antes de que la dijera el jefe del Ejecutivo en público.

Según varias fuentes, el presidente del Gobierno defendió en privado la fecha porque así podrían “pillar descolocados” a los independentistas, sin cabezas de lista claras, mientras que los militantes del PP están “muy animados con la manifestación del día 8” (la que se celebró en Barcelona con discursos de Mario Vargas Llosa y Josep Borrell). ¿Cómo estarán dentro de seis meses, con “una intervención larga del 155” que puede dar tiempo a los soberanistas a “organizarse mejor” y a incidir en el “victimismo”?, se preguntaban algunos dirigentes del PP y del Gobierno en esas conversaciones, según han explicado ellos mismos.

Actitud positiva de los altos cargos

Ante la duda a la hora de responder a esa cuestión, Rajoy decidió olvidar marzo, que era el mes con el que hasta ese día hacían planes electorales en la sede del PP, y acortar los plazos. La convocatoria del 21 de diciembre contentaba tanto a Pedro Sánchez como a Albert Rivera, que le pedían elecciones cuanto antes. Y, además, de paso, explica una fuente de la Moncloa, el presidente del Gobierno podía incidir en el mensaje de que Carles Puigdemont tuvo en su mano convocar esos comicios autonómicos un día antes (el jueves 26) y no lo hizo. Si lo hubiera hecho, la llamada a las urnas habría sido el 20 de diciembre, ya que así lo marca la ley electoral.

Todos estos planes se han visto trastocados por la decisión de la Audiencia Nacional de decretar prisión incondicional para Oriol Junqueras y ocho miembros del Govern cesado. En privado, miembros del PP se resisten a admitir que sea una consecuencia del enfoque juridicista que han aplicado al procés todos estos años pero reconocen que la decisión de la Audiencia puede cohesionar a un independentismo que, pese al temor al boicot que había en la Moncloa, había aceptado concurrir a las elecciones. También puede dificultar la aplicación del 155 en la Administración, una intervención que va “sorprendentemente bien”, según fuentes gubernamentales, que aseguran que han encontrado una actitud positiva en los altos cargos de la Generalitat.

La audacia de Rajoy con el 21-D puede verse enterrada por la osadía (en su acepción de “resolución”) de la Audiencia Nacional al responder de una manera extrema a la declaración de independencia.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.