27 may 2020

Ir a contenido

EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

¿Qué pasa si Puigdemont no acude a declarar?

Si ignora la citación de la Audiencia Nacional, el siguiente paso sería el envío a Bélgica de una orden de detención y entrega

Silvia Martinez

¿Qué pasa si Puigdemont no acude a declarar?

ACN

El abogado belga de Carles Puigdemont, Paul Bekaert, ha dicho que su cliente no tiene planes de regresar a España "en las próximas semanas" y que prefieren esperar y ver cómo evolucionan los acontecimientos. Eso significa que el político catalán más perseguido estos días por los medios de comunicación en Bélgica no se presentará este jueves 2 de noviembre a las 9 de la mañana a declarar ante la Audiencia Nacional para responder por los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación de caudales públicos de los que ha sido imputado. Si ignora la citación, la jueza instructora del caso, Carme Lamela, podría emitir una euroorden pidiendo a Bélgica su detención y entrega.

La euroorden entró en vigor el 1 de enero de 2004. Fue creada con el objetivo de facilitar las extradiciones y agilizar los dilatados procedimientos que solían existir hasta entonces entre los Estados miembros. Esta simplificación supuso el reconocimiento mutuo de resoluciones judiciales y asumir que todos los países de la Unión Europea disponen de sistemas judiciales justos y que ofrecen garantías legales plenas. Precisamente lo que el expresident Carles Puigdemont puso en tela de juicio este martes durante su multitudinaria comparecencia en la capital de las instituciones europeas.

El político catalán no solo advirtió que teme por su seguridad, especialmente desde que las autoridades españolas le han retirado la escolta, sino que volvió a denunciar la agresividad del Estado y la politización de la justicia española. Argumentos que bien podría utilizar en su defensa contra una orden de detención de entrega a España.

Interrogatorio en Bélgica

De hecho, lo primero que hizo Puigdemont nada más llegar a Bélgica fue ponerse en contacto con un abogado belga experto en procedimientos de asilo, extradición y euroorden, Paul Bekaert, para estudiar sus posibilidades y la estrategia a seguir. "Tal y como están las cosas no veo que regrese en las próximas semanas", apuntó este martes por la noche desde el plató de la cadena VTM. 24 horas después ha vuelto a reiterar que su cliente no acudirá a la Audiencia Nacional a declarar y ha sugerido la posibilidad de que declare en Bélgica.

"Es posible. No se si lo hará pero es posible. He tenido casos similares en el pasado en el que sospechosos han sido interrogados en Bélgica", ha explicado. "Veremos si lo que estamos ofreciendo se aprueba y examinaremos si los cargos a los que se enfrenta son desproporcionados y sus derechos fundamentales son respetados", ha añadido asegurando que su cliente se encuentra animado y con ganas de luchar.

El Gobierno federal belga ha puesto de manifiesto su incomodidad por la presencia de Puigdemont en el país. Ha dejado claro que se respetarán sus derechos como los de cualquier otro ciudadano europeo pero también que no han alentado su viaje ni le han invitado. Y es que si el caso llega a los tribunales belgas el asunto podría reabrir fisuras entre Madrid y Bruselas. "No sería un asunto para la política sino la justicia. (Puigdemont) Podría luchar contra su extradición con el argumento de que no obtendría un juicio justo en España y si el juez está de acuerdo y no se extradita a Puigdemont supondría una gran batalla entre Bélgica y España", opina el profesor de derecho internacional de la KU Leuven, Jan Wouters.

¿Cómo funciona la eurorden?

Si Puigdemont no se presenta y la jueza decide emitir una orden tendría que enviar una notificación directa a las autoridades judiciales para su detención, que tendrán un plazo máximo de 60 días –a partir de la fecha de detención- para entregar al expresident. En el caso de que el detenido accediera a ser extraditado el plazo se reduciría hasta los 10 días. En la práctica, según datos de la Comisión Europea, cuando el detenido da su consentimiento el plazo medio de entrega oscila entre los 14 y los 16 días (3 días en el caso de Bélgica) aunque se puede prolongar a casi dos meses en los casos en los que se produce sin consentimiento (23 días en Bélgica).

Las últimas cifras confirman que cada vez son más las euro-órdenes que se ejecutan pero lo cierto es que no todas llegan a buen puerto. En 2005, al año de su entrada en funcionamiento, los países de la UE emitieron 6.894 órdenes pero solo se entregaron a 1.530 personas. En 2014, se dispararon a 14.700 pero solo se entregaron 5.480. En el caso concreto de Bélgica no se puede decir que sea uno de los países más proclives a extraditar sin rechistar.

En 2013 las autoridades judiciales recibieron 621 órdenes de detención. Se detuvieron 81 personas pero solo se entregaron 37 mientras que los jueces denegaron la ejecución de 16 casos. Es decir, si Puigdemont opta por presentar batalla en Bélgica y su caso se judicializa, España podría no tenerlo tan fácil para conseguir su extradición.