Ir a contenido

EL PROCESO SOBERANISTA

Dastis avisa de que todo es posible en la "carrera alocada" del 'expresident' Puigdemont

"Al Gobierno le sorprendería que acabase solicitando asilo en Bélgica", dice el ministro

El Periódico / Agencias

El ministro de Asuntos Exteriores Alfonso Dastis participa en un acto del Club Siglo XXI titulado La Europa necesaria hoy en Madrid.

El ministro de Asuntos Exteriores Alfonso Dastis participa en un acto del Club Siglo XXI titulado La Europa necesaria hoy en Madrid. / Chema Moya (EFE)

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha afirmado este martes que al Gobierno le sorprendería que Carles Puigdemont acabase solicitando asilo en Bélgica, aunque ha advertido de que sus reacciones "no son fáciles de prever" dentro de la "carrera alocada" en la que se ha embarcado.

En declaraciones de la 'Cadena Ser', el ministro ha afirmado que está a la espera de ver los pasos que pueda dar el expresidente de la Generalitat sobre una posible solicitud de asilo en Bélgica para ver si entabla diálogo con el Gobierno de este país.

Aunque ha recordado que no compete al gobierno belga resolver sobre este tipo de asuntos, el ministro ha dicho que sería "sorprendente" la posibilidad de que Bélgica acabase concediendo asilo a Puigdemont, algo que "no sería una situación de normalidad" en las relaciones entre ambos países. "Entre estados miembros de la UE, hay un nivel de confianza recíproca en cuanto a la condición de Estado de derecho que sería sorprendente que se pudiera conceder el derecho de asilo en una circunstancia como la actual", ha asegurado el ministro. 

Contactos bilaterales

Dastis ha informado de que se ha intercambiado mensajes telefónicos en las últimas horas con su colega belga, Didier Reynders, pero que aún no ha conversado con él a la espera de la evolución de los acontecimientos.

El titular de Exteriores ha remarcado que tanto Puigdemont como los exconsellers que le acompañan son libres de circular por la UE "sin ninguna limitación", aunque a su juicio llama la atención que el expresidente catalán haya contactado en Bélgica con un abogado -Paul Bekaert- especializado en defender a miembros de ETA. "Quiero creer que el señor Puigdemont no considera que es un etarra o que se va a encontrar en la misma situación que un etarra", ha opinado Dastis.

Por su parte, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, cree que "estamos llegando a un nivel de despropósito como no hemos visto en la historia reciente"; "es difícil poner calificativo" a la nueva actuación de Puigdemont. 

¿Nobel para Catalá?

El lunes por la noche, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ironizó anoche sobre la posible petición de asilo de Puigdemont en Bélgica: "Es como si yo pido el Premio Nobel, lo puedo pedir pero no me lo darán".

En cualquier caso, el Protocolo 24 -más conocido en Europa como el 'Protocolo Aznar' porque fue el ex presidente español quien lo impulsó en la Unión Europea- dificultaría esta maniobra. Este texto es un anexo al Tratado de Ámsterdam que restringe, aunque no elimina, la posibilidad de que un Estado miembro proporcione asilo político a un nacional de otro Estado miembro, como sería el caso del 'expresidente' en Bélgica, si pidiese allí protección. 

El texto, aprobado en 1999, parte de la base de que todos los Estados miembros de la UE lo son porque cumplen unos estándares muy altos de democracia y respeto a los derechos fundamentales, que harían incompatible que uno de sus ciudadanos se convirtiera en refugiado: Para serlo hace falta padecer el temor fundado de ser perseguido por razones como la etnia, la raza, la religión o las ideas políticas sin que el Estado ni el sistema judicial puedan o quieran hacer algo al respecto.

0 Comentarios
cargando