Ir a contenido

EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

Puigdemont y cinco 'exconsellers' estudian pedir asilo en Bélgica

El 'expresident' ha viajado a Bruselas junto a Borràs, Comín, Forn, Bassa y Serret

El exjefe del Govern está siendo asesorado por el abogado de ETA en Bélgica

Olga Grau / Silvia Martínez

Retrato de Carles Puigdemont, en el interior del Palau de la Generalitat.

Retrato de Carles Puigdemont, en el interior del Palau de la Generalitat. / JULIO CARBÓ

La (pen)última temporada del serial del 'procés' ha adoptado en las últimas 48 horas tintes a medio camino entre el melodrama y el vodevil. Entre el domingo y este lunes, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y cinco de sus 'exconsellers' se han desplazado en coche hasta el aeropuerto de Marsella, donde han tomado un vuelo con destino a Bruselas. Nada de esto sería reseñable si no fuera porque ninguna fuente oficial ha confirmado cuáles son las intenciones de los seis exmiembros del Govern en Bélgica, algo que supuestamente aclararán este martes en una comparecencia pública desde no se sabe exactamente dónde. Y porque el 'expresident' está siendo asesorado por el abogado de ETA en Bélgica, Paul Beckaert. [Sigue las últimas noticias de Puigdemont en directo.]

Algunas fuentes han asegurado que tienen previsto solicitar asilo político, pero este extremo no le consta ni al Gobierno español ni a las autoridades belgas. Un episodio que se hace más intrigante si cabe al haberse producido el día en que el fiscal del Estado ha puesto en marcha la maquinaria para investigar a todo el recién depuesto Govern por rebelión, sedición y malversación, tres delitos que pueden desembocar entre rejas. Cara a esa querella múltiple, el gesto de Puigdemont y sus 'exconsellers' les puede perjudicar a la hora de considerar riesgo de fuga, una de las circunstancias que justifican la prisión preventiva incondicional.

En un lugar "tranquilo"

Puigdemont se encuentra en un "tranquilo" de Bélgica, según fuentes conocedoras, y con él están dos 'exconsellers' del PDECat, Joaquim Forn (Interior) y Meritxell Borràs (Governació), y tres de ERC, Dolors Bassa (Treball), Toni Comín (Salut) y Meritxell Serret (Agricultura). Muy pocos sabían del viaje, como lo demuestra el hecho de que, al inicio de la reunión de la ejecutiva del PDECat, la coordinadora del partido, Marta Pascal, haya anunciado que el 'expresident' "llegaría más tarde", según explicaba un dirigente presente en la reunión, informa Fidel Masreal.

Pero Puigdemont no llegó, para mayúsculo desconcierto de su propia formación, cuyo sector moderado teme que la imagen de "huida" que está dando solo sirva para alimentar al ala más radical del independentismo, alicaída desde el golpe de efecto de Mariano Rajoy con su convocatoria electoral exprés. Lo cierto es que, según fuentes del PDECat, el diputado en el Congreso Jordi Xuclà dejó caer días atrás en una reunión interna del partido que el Govern estaba valorando la posibilidad de exiliarse. Esta opción ha sido jaleada ya por algún diputado de Junts pel Sí, como Lluís Llach, y por la CUP, por lo que supone para la internacionalización del conflicto, pero un gesto de esta naturaleza contrastaría sobremanera con la decisión de ERC y el PDECat de concurrir a las elecciones del 21-D pese a haber sido impuestas desde Madrid.

Solicitud compleja

El ya exdelegado de la Generalitat en Bruselas, Amadeu Altafaj, podría haber organizado el desplazamiento de Puigdemont a pesar de que ha acatado su cese en una carta que ha publicado este lunes. Altafaj, contactado por este diario, no ha confirmado el información y ha añadido que él no está acompañando a Puigdemont en Bélgica. El abogado del 'expresident', Jaume Alonso-Cuevillas, ha explicado que se reunió con él el domingo, pero que ignora a qué puede haber ido a Bruselas, informa Jesús G. Albalat.

Cualquier ciudadano europeo que lo desee puede presentar una demanda de asilo en Bélgica, aunque las posibilidades reales de obtener algún estatus de protección especial son remotas. Para empezar, porque la adhesión de un Estado miembro a la UE implica que se le presupone como un país seguro, y porque abriría una brecha diplomática y política sin precedentes entre dos países del club.

Según la legislación comunitaria, los Estados miembros solo pueden examinar demandas de otros europeos en unas circunstancias muy concretas. Bélgica, no obstante, se reservó en 1997 la posibilidad de examinar de forma individualizada cualquier demanda cursada por un nacional de otro Estado miembro. Es decir, Puigdemont sí tendría derecho a que un juez belga examinara su petición si decidiera cursarla.

La carga de la prueba

En tal caso, se haría a través de un procedimiento acelerado, en un plazo de cinco días, y el 'expresident' tendría la carga de la prueba. Es decir, debería justificar y probar que en su situación personal tiene motivos fundados para temer una persecución en su país de origen o que se enfrenta a un riesgo real de sufrir un daño grave en caso de tener que regresar a España. Nueve españoles han pedido asilo en Bélgica en los últimos 10 años y no se ha concedido a ninguno.

El Gobierno belga se ha desmarcado del viaje, que se produce también un día después de que el secretario de inmigración del Ejecutivo belga se mostrara abierto a ofrecer asilo a Puigdemont, propuesta por la que fue desautorizado por el primer ministro del paísCharles Michel.

Un portavoz del Gobierno español ha aclarado que "en este momento" no existe ninguna restricción de movimientos de Puigdemont y sus 'exconsellers'. "Su situación actual está fuera de nuestro ámbito de actuación", concluye. Fuentes del Ministerio de Interior han asegurado que no les "preocupa" ese viaje de Puigdemont, informa Pilar Santos.