ALIANZAS ELECTORALES

Podemos quiere ir con Domènech al 21-D sin Dante Fachin

Iglesias busca una colación exprés con los 'comuns' para frenar la sangría en Catalunya

Pide un referéndum legal con tres respuestas: 'sí', 'no', y Catalunya como nación dentro de España

Pablo Iglesias aplaude a Albano Dante Fachin en un acto el pasado febrero en Sant Feliu de Llobregat.

Pablo Iglesias aplaude a Albano Dante Fachin en un acto el pasado febrero en Sant Feliu de Llobregat. / ELISENDA PONS

3
Se lee en minutos
Iolanda Mármol

Es un plan improvisado ante un contexto de máxima contingencia y angustia. Pablo Iglesias y los 'comuns' han decidido crear una coalición electoral exprés que lideraría Xavier Domènech para concurrir al 21-D. Las marcas Catalunya En Comú Podem estarían presentes en las papeletas y más adelante ambos sujetos consolidarían su confluencia en una integración orgánica. La propuesta (que deberán ratificar las bases) implicaría desalojar de facto al líder de Podem, Albano Dante Fachin Albano Dante Fachin, a quien el secretario general de los morados señaló este lunes la puerta de salida tras haber planteado la posibilidad de concurrir con los independentistas a los comicios autonómicos.

"Si hay compañeros que se sienten más cómodos en ERC o la CUP, tienen que seguir su propio camino", advirtió. Y le situó "políticamente fuera" de Podemos. La efectividad del plan depende en buena medida del próximo movimiento de Fachin, que no respondió al ataque del aparato estatal en caliente y tiene prevista una comparecencia este martes en Barcelona. Desde Madrid observan que, aunque es el líder legítimo, su conducta "ha dañado la imagen" del partido, lo que en lenguaje podemista post-Vistalegre 2, implica poder ser destituido en base a unos nuevos estatutos aprobados por la ejecutiva y a una Comisión de Garantías (tribunal interno) convenientemente purgada para ser dócil al secretario general.

Plan improvisado

Fuentes podemistas han señalado a este diario que el plan se precipitó in extremis el domingo por la noche. Tras el enfado que causó en la cúpula estatal que Fachin no informase de su posición en la votación de la declaración unilateral de independencia (DUI) en el Parlament el viernes, el dirigente catalán, arropado por su dirección, planteó abrir el diálogo con los partidos independentistas para explorar la posibilidad de concurrir juntos el 21-D. Su corriente, los anticapitalistas, emitió además un comunicado en el que saludaba la nueva república catalana.

A Iglesias se le terminó la paciencia y puso en marcha su personal política de hechos consumados. Desautorizó a Fachin, intervino Podem y convocó un referéndum interno (aún sin fecha, pero inminente) para que los inscritos decidan si deben presentarse a las elecciones y con quién.

"El independentismo ha fracasado pensando que podría independizarse de Rajoy"

Pablo Iglesias 

Secretario general de Podemos 

El estallido de la crisis interna deslució el acto de apuesta por la plurinacionalidad que Podemos puso en escena este lunes en Madrid, donde estuvo Domènech. Desde el escenario, Iglesias se distanció de ERC y la CUP, una posición fijada desde hace dos semanas tras recibir multitud de quejas de dirigentes morados, como la de la cofundadora Carolina Bescansa.

"El independentismo ha fracasado", sentenció. Admitió que el 1-O fue "una votación imponente y épica", pero al ser "ilegal" e "ilegítima" "no da derecho a imponer un Estado de manera unilateral". Defendió un referéndum pactado con tres opciones de respuesta: 'sí' a la independencia, 'no', y reconocimiento de  Catalunya como nación dentro de España.

Dependencia orgánica

La marca catalana de Podemos no es autónoma, depende del aparato estatal y no está integrada orgánicamente en Catalunya En Comú (que une a 'comuns' e ICV), puesto que Fachin abortó el acuerdo que habían tejido durante meses Iglesias y Domènech.

Hasta el momento, todas las consultas internas las ha ganado el líder de Podem. También es cierto, insisten fuentes podemistas, que siempre ha convocado él, mientras que en esta ocasión la pregunta la plantea Madrid y el proyecto cuenta con un candidato como Domènech, que podría seducir a más simpatizantes e inclinar la balanza a favor de Iglesias. Aun así, la mayoría de los inscritos con derecho a voto en Podem son muy cercanos a las posiciones 'cupaires', de modo que el referéndum es, en sí mismo, un riesgo.

Gran preocupación

Noticias relacionadas

Fuentes del partido morado admiten que el plan "se improvisa" y que existe una "enorme preocupación" por "la sangría" que vaticinan las encuestas. Los podemistas temen repetir un pinchazo como el del 27-S del 2015 cuando quedaron como quinta fuerza en el Parlament con Catalunya Sí que es Pot. Entonces, los 'comuns' frenaron a última hora su disposición a ir en la candidatura.

En esta ocasión, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, auspicia el acuerdo y ha sido la primera en hacer pública su apuesta por Domènech para liderar la candidatura. Las conversaciones sobre la confección de la lista no han trascendido, pero lo harán: las coaliciones electorales tienen hasta el 7 de noviembre para quedar registradas en el Ministerio del Interior.