Ir a contenido

Iceta: "No habrá una ruptura del PSC"

El alcalde de Blanes amenaza con dejar el partido si Montilla no vota en contra del 155

El primer secretario confirma que se vio con Rajoy y Colau la semana pasada

Roger Pascual

Iceta: "No habrá una ruptura del PSC"

ALBERT BERTRAN

Más que un 'haiku', el PSC parece una novela de H. P. Lovecraft con el kraken de la fractura interna a punto de emerger de nuevo de las fosas abisales. El Cthulhu del 155, el horror cósmico constitucional, despierta las antiguas pesadillas de sede de Nicaragua, donde aún hay ecos de la división que generó el abandono del barco del derecho a decidir. Desde que Mariano Rajoy desempolvó el sábado el necronomicón se han alzado finalmente las voces socialistas que, hasta ahora siempre en privado, mostraban la incomodidad por seguir yendo de la mano del PP. Miquel Iceta, cual Sísifo, sigue intentando recoser la herida. 

"No habrá una ruptura del PSC", ha sentenciado el primer secretario de los socialistas, que se resiste a hablar del artículo que suspendería el autogobierno catalán hasta que llegue la fecha límite del viernes."Tanto en el PSC como en el PSOE hay ganas de diálogo y de acuerdo, así como de evitar el peor de los escenarios. Y nos movemos todos en esa dirección, no hay discrepancias". Iceta ha celebrado que el 'expresident' José Montilla, el único senador que los socialistas catalanes tienen, no participe en la comisión del Senado para el 155. "Me parece bien que el 'president' Montilla no forme parte una comisión que puede alterar el normal funcionamiento de las instituciones catalanes". Las medidas concretas que propone el PP han hecho cambiar el enfoque de un PSC que la semana pasada veía inevitable el 155, antes de saber que no tiene nada de quirúrgico ni de mínimos. Una abstención del 'expresident' podría ser una opción de consenso, aunque habría que ver cómo podría recibir parte del PSOE otra eventual ruptura del PSC de la disciplina de voto, cuando aún está bien fresca la de la investidura de Rajoy.

Tras volver a defender el diálogo hasta el último segundo, Iceta ha confirmado que el sábado habló con Rajoy por teléfono y que la semana pasada también se reunió con Ada Colau para tratar la situación en Barcelona. Como adelantó EL PERIÓDICO este martes se reunirá la coordinadora de Barcelona en Comú para plantear si mantienen la alianza con Jaume Collboni, que algunos 'comuns' piden romper por un 155. "Tuve una reunión con Colau y le planteé que se mantenga el acuerdo en los términos que se firmó, dejando las cuestiones que desbordan el marco municipal excluidas". Los ayuntamientos socialistas están siendo un foco constante de tensión. A vueltas con el referéndum y su represión posterior el PSC ya ha perdido apoyos en una decena de municipios en los que gobierna, la mayoría tras la retirada de respaldo del PDECat. Este mismo lunes Marta Pascal ha advertido que se plantearán dinamitar todos los pactos con los socialistas si estos avalan el 155. "Exigimos al PSC que se desmarque del PSOE y vote en contra de este intento de aniquilar el autogobierno".

Núria Parlon, rival de Iceta en las primarias, ha capitaneado la rebelión de alcaldes contra el aval del PSC. Dimitió de la ejecutiva del PSOE además de firmar, junto a Jordi Ballart, Josep Mayoral e Ignasi Giménez (alcaldes de Terrassa, Granollers y Castellar del Vallès), un comunicado para que el partido se opusiera a la intervención de la autonomía que ya han suscrito una treintena de alcaldes y cargos socialistas. Entre ellos el de Blanes, Miquel Lupiáñez, que este lunes ha advertido que romperá su carnet si Montilla vota en favor o se abstiene.

Aunque el 'conseller' Xavier Sabaté ha reclamado una consulta a la militancia sobre el 155, Iceta ha señalado que ninguna de las 19 intervenciones en la ejecutiva de este lunes ha apostado por una votación que el líder del PSC considera que sería materialmente imposible de realizar. "No conozco a nadie en PSC más preocupado que yo. Entiendo que haya gente preocupada porque su posición sea conocida pero mi trabajo es otra evitar el desastre", ha rematado, mientras ve como se cierne la sombra sobre el Innsmouth catalán.