Ir a contenido

LA RESACA DEL 1-O

Barcelona clama en la calle contra la violencia policial

Ambiente festivo en la manifestación de la plaza Universitat contra la brutalidad policial

Xabi Barrena / Barcelona

Una multitud llena a Plaça Universitat.

Una multitud llena a Plaça Universitat. / JULIO CARBO

El centro de Barcelona se ha llenado durante todo el día con miles de personas que han protestado por la violenta acción policial del pasado domingo, con motivo del referéndum de autodeterminación. Las concentraciones de mediodía y de las seis de la tarde, en la plaza de la Universitat, y la del paseo de Gràcia, también a la seis, han quedado unidas sin solución de continuidad. La huelga y el paro general convocados han contribuido al clima distendido de toda la jornada.

La multitud, por la tarde se juntaron unas 700.000 personas y por la mañana unas 300.000, según la Guardia Urbana, mantuvo siempre un tono festivo. Las sucesivas llamadas a la calma, ante la indignación ciudadana por los hechos del domingo, surtieron efecto. Es más, el temor extendido de que agentes de las policías estatales emprenderían acciones vandálicas de ‘bandera falsa’, es decir, que se camuflarían entre el gentío tratando de crear alborotos para que se apuntara en el debe del independetismo, hizo extremar la precaución de los asistentes.

Lo único políticamente incorrecto que se permitió el respetable fue reírse de las pocas habilidades discursivas del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Los coros (“Los catalanes hacen cosas”) y las pancartas ("Muchas tardes, buenas gracias, Mariano”) alusivas al jefe del Ejecutivo y los saludos burlescos al helicóptero de la policía nacional cada vez que se colocaba en la vertical de la manifestación fueron parte del humor derrochado por los miles de asistentes.

Entidad de entidades

El acto de la tarde en plaza de la Universitat estaba convocado por la Taula per la Democràcia, que agrupa unas 40 entidades, entre ellas, los sindicatos CCOO y UGT, la patronal Pimec, así como la ANC y Òmnium.

En su manifiesto, leído por el actor Àlex Casanovas, la entidad de entidades ha condenado la "violencia ejercida por el Estado" el domingo: “Las actuaciones policiales para desalojar violentamente a personas son absolutamente inadmisibles y vulneran derechos fundamentales", han sentenciado y han exigido a la comunidad internacional que ampare sus derechos.

Han explicado que la plataforma consideró que esa acción policial merecía una respuesta contundente: "Por eso hemos parado el país y exigimos la retirada inmediata de las fuerzas policiales. Somos un pueblo de paz".

En la plaza de la Universitat han acudido el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, los 'consellers' Santi Vila, Dolors Bassa y Toni Comín y la alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau. 

La manifestación sindical

En la otra cita de la tarde, la del paseo de Gràcia, la manifestación auspiciada por la CGT y otros tres sindicatos, ha discurrido también en un clima festivo, con miles de personas, ataviadas con ‘estelades’, banderas españolas constitucionales y también republicanas. Aunque en un principio estaba previsto que la movilización acabara en la plaza de Catalunya, ha continuado por la Ronda Sant Pere en dirección a la plaza Urquinaona

Desde ahí, algunos centenares de personas, también provinentes del foco manifestante de la plaza de la Universitat, se concentraron frente a la comisaría de la policía nacional en la Via Laietana, sin que, al cierre de la edición se hubieran registrado incidentes.