Ir a contenido

DOCUMENTO

El Gobierno recuerda "cargas policiales" en países europeos en 2017 para justificar la actuación en Catalunya

El Ejecutivo de Mariano Rajoy hace una lista de actuaciones policiales similares a las del 1-O en Alemania, Italia o Francia en el 2017

Europa Press / Madrid

La Policía Nacional carga en la escuela Ramon Llull de Barcelona.

La Policía Nacional carga en la escuela Ramon Llull de Barcelona. / FERRAN NADEU

El Gobierno de Mariano Rajoy considera que el comportamiento de la Policía y la Guardia Civil para impedir el referéndum en Catalunya se ha ajustado a la "proporcionalidad" y, para justificar su tesis, ha recopilado actuaciones similares de "disturbios o cargas policiales" en otros países europeos este mismo año, como Alemania, Italia, Francia, Holanda o Bélgica.

Diferentes miembros del Gobierno y del PP han defendido la "proporcionalidad" y "profesionalidad" de las Fuerzas de Seguridad del Estado este 1 de octubre. Desde la Moncloa, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ha indicado que la "absoluta irresponsabilidad" de la Generalitat ha tenido que ser suplida por la Policía y la Guardia Civil, que han actuado de modo "proporcional y proporcionado".

Para rebatir las críticas de los dirigentes independentistas y de Podemos hablando de "represión" policial en Cataluña, el Ejecutivo ha recopilado en un documento casos de "disturbios y cargas policiales" en países europeos este mismo año, que ha recogido Europa Press.

G-20 en Hamburgo o reunión del G-7 en Italia

En primer lugar, el documento cita lo que ocurrió en la reciente cumbre del G-20 en julio de este año en Hamburgo (Alemania), donde tuvieron lugar "varias marchas radicales en protesta por la presencia de Donald Trump y otros líderes mundiales". Según añade, fueron detenidas 186 personas, cinco de ellas españolas, y 476 agentes resultaron heridos, uno de ellos de gravedad en un ojo tras explotarle un petardo.

Más reciente es el caso de París, el pasado 12 de septiembre, con motivo de la huelga general contra la reforma laboral del presidente francés, Enmanuel Macron. En la manifestación hubo enfrentamientos con la Policía y se contabilizaron 13 detenidos y siete heridos. Algunos encapuchados atacaron con piedras a la Policía, que respondió con gases lacrimógenos y cañones de agua, según recuerda el Ejecutivo en el citado documento.

También rememora la actuación policial en Turín (Italia) el pasado 30 de septiembre por la reunión del G-7, en la que tres manifestantes y dos policías resultaron heridos. Según añade, un grupo de encapuchados se puso al frente de la manifestación y lanzaron cohetes y fuegos artificiales contra los policías desplegados, a nivel de los ojos. La Policía reaccionó y los manifestantes se disolvieron entre las calles del centro de la ciudad.

Bélgica y Holanda

En Bruselas (Bélgica), el pasado 2 de abril, también se produjeron disturbios tras los atentados. Según recoge el Gobierno, 50 personas fueron detenidas en varias movilizaciones en la capital belga, entre ellas, en el barrio de Molenbeeck, tras los enfrentamientos con la policía de grupos de manifestantes xenófobos, pocos días después del atentado terrorista en el aeropuerto y una estación.

También recuerda el Gobierno del PP lo que sucedió en Rotterdam (Holanda) el pasado 12 de marzo, en una protesta pro Gobierno turco. Así, dice que los antidisturbios holandeses dispersaron con cañones de agua y perros una manifestación autorizada de ciudadanos turcos a favor de su gobierno y contra el veto a una visita de dos de sus ministros a los Países Bajos.

Los manifestantes obstaculizaron el tráfico, lanzaron petardos y material pirotécnico, por lo que las autoridades locales anularon la autorización de la protesta, que fue disuelta por una carga policial. Al menos 12 personas fueron detenidas y un agente resultó herido.