Ir a contenido

SESIÓN DE CONTROL AL GOBIERNO

Rajoy busca mantener a su lado a PSOE y C's ante una "declaración unilateral"

Populares y socialistas barajan que el independentismo opte tras el 1-O por un paso sin efectos jurídicos

Podemos abronca a Zoido y le acusa de "poner en el disparadero" a los agentes desplazados de la Guardia Civil

Juan Ruiz Sierra Gemma Robles

Soraya Sáenz de Santamaría conversa con Rafael Hernando.

Soraya Sáenz de Santamaría conversa con Rafael Hernando. / JUAN MANUEL PRATS

El Gobierno teme que tras el 1 de octubre haya una declaración unilateral por parte del Govern y ya pide “unidad” frente a un gesto de este tipo. “Debemos seguir unidos frente a declaraciones unilaterales”, dijo este miércoles la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, durante una sesión de control protagonizada, de nuevo, por la crisis territorial.

Uno de los escenarios que contempla el Ejecutivo central pasa por una reunión del Parlament para debatir, ya se verá si para aprobar, una declaración unilateral de independencia (DUI). En ese caso, según fuentes consultadas por este diario, Mariano Rajoy no descarta aplicar el artículo 155 de la Constitución para suspender competencias de Catalunya. También se estudian otras opciones como la ley de seguridad nacional, aprobada en el 2015 con los votos del PP y el PSOE. Así se lo ha comunicado ya el presidente a algunos de sus interlocutores políticos en las últimas semanas. Ese es el principal motivo por el que el PNV haya decido congelar, a la espera de acontecimientos, su posible apoyo a los próximos presupuestos.

Sin embargo, en algunos altos cargos populares y socialistas empieza a tomar fuerza la idea de que el colofón al intento de celebrar un referéndum sería una “declaración unilateral” en defensa del derecho de los catalanes a decidir su futuro, bien del Parlament o bien del Govern, pero sin que llege a poder considerarse de independencia. El gesto, sin efectos jurídicos, disminuiría la intensidad de la respuesta del Estado y, de paso, facilitaría que el bloque consitucionalista pudiera exhibir unidad al descartarse medidas de máximo voltaje.

Momento "sin precedentes"

“Vivimos un momento histórico sin precedentes. La ley nos protege a todos. ¿Quiénes somos nosotros para negar la voz y el voto al conjunto de los españoles? Pretenden acabar con el Estado pero lo que están haciendo es socavar la democracia. Eso no lo vamos a permitir. No va a haber un referéndum. Es ilegal y antidemocrático. Debemos seguir unidos frente a declaraciones unilaterales”, señaló la vicepresidenta a Albert Rivera.

El líder de Ciudadanos optó por no preguntar nada al Ejecutivo. En su lugar, mostró su “apoyo sin fisuras al Gobierno y al Poder Judicial”. 

Un "robo" de "80 años"

El ambiente subió de tono con la intervención del portavoz de ERC. Gabriel Rufián explicó que Catalunya fue "robada" por Francisco Franco en la década de los 30 del siglo pasado, situación que aventuró cambiará este domingo. "Catalunya quiere recuperar el país que le robaron hace 80 años. También lo hacemos por el resto de España", sostuvo.

El ambiente de crispación en el hemiciclo se elevó todavía más con la intervención de Podemos por el envío masivo de agentes a Catalunya para impedir el 1-O. El diputado morado Juan Antonio Delgado acusó al Gobierno de poner "en el disparadero" a los agentes de la Guardia Civil desplazados, le reprochó que cobren menos que los Mossos d'Esquadra y terminó su intervención con un "¡viva la Guardia Civil!". El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido,  aseguró que el Ejecutivo protegerá la dignidad de los agentes y eludió dar fecha sobre cuando volverán a sus puestos en origen.

Santamaría conminó a PDECat y a En Comú Podem a presentar en las Cortes una reforma de la Constitución si desean un referéndum pactado.