20 sep 2020

Ir a contenido

AYUDÓ A LA CÉLULA DE RIPOLL

La Guardia Civil obvia que la detención en Vinaròs es una operación conjunta con los Mossos

El detenido es sospechoso de ayudar a los autores del 17-A a comprar material para explosivos

Nacho Herrero / València

La Guardia Civil obvia que la detención en Vinaròs es una operación conjunta con los Mossos

Domenech Castello

La amplia nota de prensa que ha hecho público el Ministerio del Interior para anunciar la detención en la localidad castellonense de Vinaròs de un posible colaborador de los autores de los atentados en Barcelona y Cambrils obvia por completo que se trata de una operación en la que han participado también los Mossos d’Esquadra, según la propia policía catalana ha desvelado.

El comunicado, colgado en la web oficial del cuerpo, insiste hasta en seis ocasiones, entre su titular, sus destacados y el propio cuerpo de la noticia, en situar a la Guardia Civil como sujeto de operación. Además de atribuir a los "Agentes del Servicio de Información“ del insituto armado la captura física del sospecho, se recalca que se trata de una investigación “que mantiene abierta la Guardia Civil". Tampoco su perfil de Twitter hace referencia a ninguna colaboración con los Mossos. Además, en el video que ha hecho público para ilustrar los trabajos que se están realizando en casa del detenido solo se ve a agentes de la Guardia Civil. Incluso el perro que aparece lleva una identificación de su pertenencia a este cuerpo.

 

Los Mossos también han ido informando durante las últimas horas de esta detención pero lo han hecho como una operación común. “Hemos detenido con la Guardia Civil a un presunto colaborador…”, rezaba el primer mensaje de la policía autonómica en Twitter. Además, en la foto que han colgado en esta cuenta se ve a cuatro agentes de espalda, que parecen salir o dirigirse a la casa del detenido, y aunque todos van con chalecos amarillos se puede distinguir que dos son guardias civiles y dos son mossos.

 

Tras los atentados, todos los responsables políticos coincidieron en que era necesaria una mayor colaboración entre los distintos cuerpos de seguridad, un objetivo que se está poniendo a prueba en esta investigación pero también en la gestión de todo lo relacionado con el ‘procés’ y el referéndum convocado para el próximo 1 de octubre.