Ir a contenido

POR UNA "CATALUNYA PLURAL"

Los alcaldes del PSC rechazan en un manifiesto las "amenazas" por el referéndum unilateral

Los regidores han presentado el documento en un acto en el que han participado Pedro Sánchez y Miquel Iceta

Roger Pascual / Barcelona

Las alcaldesas de Gavà, Raquel Sánchez, y Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, con Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en un acto el año pasado.

Las alcaldesas de Gavà, Raquel Sánchez, y Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, con Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en un acto el año pasado. / EFE / Andreu Dalmau

Más de 350 alcaldes y concejales del PSC han firmado un manifiesto en el que afirman que no se amedrentarán ante las "amenazas" independentistas para que colaboren con el referéndum unilateral del 1-O y reivindican una Catalunya plural. El texto ha sido presentado este martes en la sesión abierta del consejo municipal del partido celebrado en Santa Coloma de Gramenet. Al acto han asistido, entre otros, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; el líder del PSC, Miquel Iceta; el teniente de alcalde de Barcelona y responsable de política municipal de los socialistas catalanes, Jaume Collboni, y la alcaldesa de Santa Coloma y miembro de la ejecutiva del PSOE, Núria Parlon.

En el texto, los alcaldes y regidores socialistas denuncian las presiones e insultos recibidos por su posicionamiento ante la consulta del 1 de octubre. Por ello reivindican "el derecho a la plena libertad de expresión, sin ningún tipo de intimidación, discriminación o amenazas". Los ediles socialistas acusan de este clima intimidatorio a Junts pel Sí y a la CUP y consideran que los independentistas tratan así de "ocultar sus debilidades políticas y organizativas traspasando a los ayuntamientos gran parte de los preparativos del 1-O y culpabilizar hipócritamente aquellos ayuntamientos que han decidido cumplir la ley".

El caso de Terrassa

Uno de los últimos en denunciar el acoso ha sido el alcalde de TerrassaJordi Ballart, que en una publicación de Facebook ha relatado que ha tenido que escuchar era "un mal catalán, un imbécil, un indigno, un trozo de mierda y un maricón asqueroso" por no ceder locales municipales.

Ballart ha revelado que había acordado los puntos de votación con el Govern, que no serán en ningún caso de titularidad municipal y que en ningún caso se pondrá en riesgo a ningún funcionario. El ayuntamiento vallesano, eso sí, garantizará "el orden público y el normal funcionamiento de la ciudad" durante la eventual votación. Una postura de no poner palos en las ruedas del 1-O que también han anunciado que seguirán los alcaldes de Blanes (La Selva) y Granollers (Vallès Oriental) y que podría extenderse a algunas otras de las 123 alcaldías de socialistas o de los 65 municipios en los que forma parte del equipo de gobierno local.