RETO AL ESTADO

Puigdemont llama a presionar a los alcaldes que no ceden locales para el 1-O

El 'president' reclama a los ciudadanos que "no se dejen engañar" por aquellos "que no moverán un dedo para que puedan votar"

"Por cada amenaza, 10 ilusiones; por cada cara de enfadados, 10 sonrisas, y por cada intento de boicotear la votación, 10 votantes más", proclama

El ’president’ Puigdemont y el líder de la ACN, Jordi Sànchez, en el acto a favor del referéndum de este viernes, en Sant Joan Despí.  / ACN

2
Se lee en minutos
Agencias / BARCELONA

El 'president' Carles Puigdemont reclamó este viernes a los ciudadanos que presionen a los alcaldes ayuntamientos que no cederán locales para el referéndum del 1 de octubre (1-O), declarado ilegal por el Estado.

Durante un acto organizado por l'Assemblea Nacional de Catalunya (ANC) disitinguió entre los gobernantes que están a favor de la democracia y los que no. Pidió a a los presentes que, haciendo uso de sus derechos, les pregunten "mirándoles a los ojos" si dejarán votar", informa la Agència Catalana de Notícies (ACN).

"No se trata de una diferencia ideológica o de partido, es una diferencia de ética democrática", afirmó. E insistió en que en Cataluya hay partidos que niegan este derecho y que, como ciudadanos, "hay que mirar a los ojos de sus dirigentes para pedirles si finalmente les dejarán votar.

A su vez pidió a los asistentes que "no se dejen engañar" por aquellos que, a su juicio, "no moverán un dedo" para que puedan votar. 

Esta palabras del 'president' han provocado las primeras reacciones. Una de ellas la del primer secretario del PSCMiquel Iceta, que ha considerado las manifestaciones de Puigdemont "irresponsable" y "temerarias". Estos llamamientos, según Iceta, que ha hecho un llamiento a la calma, "acabarán provocando insultos y amenazas".  

Puigdemont afirmó que  seguirán "hasta el final" para que el 1-O se celebre un referéndum en Catalunya y aseguró que  el Govern "no fallará" aunque desde el Gobierno y las instituciones del Estado se intente "boicotear el 1-O".

"Por cada miedo, diez esperanzas; por cada amenaza, diez ilusiones; por cada cara de enfadados, diez sonrisas, y por cada intento de boicotear la votación, diez votantes más", subrayó.

Puigdemont, que estuvo acompañado por el presidente de la ANC, Jordi Sánchez, fue recibido con gritos de "independencia" y de "president".

Los asistentes, muchos de ellos enarbolando banderas independentistas, han llenado la plaza Catalunya de Sant Joan Despí en el que ha sido el primer acto público del presidente catalán tras la convocatoria del referéndum del 1 de octubre, posteriormente suspendido por el Tribunal Constitucional.

Noticias relacionadas

Dos tipos de políticos

Puigdemont ha planteado, en relación a los políticos y en concreto los alcaldes, la siguente apelación: mirarlos a los ojos y preguntarles si les dejarán votar. "¿Cómo me puedes decir que defiendes la democracia si cuando te pido si me dejas votar me dices que no?", ha afirmado. Y ha añadido una referencia a los políticos que no quieren dejar votar a los catalanes: "¿Alguien con dos dedos de frente piensa que es más garantía para el autogobierno Rajoy que el pueblo de Catalunya?"