Ir a contenido

EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

El día del choque

Puigdemont se prepara para convocar el 1-O y Rajoy, para cortocircuitarlo

Ambos gobiernos aseguran que llegarán hasta las últimas consecuencias

Fidel Masreal

El pleno del Parlament de Catalunya, en una sesión del pasado marzo.

El pleno del Parlament de Catalunya, en una sesión del pasado marzo. / DANNY CAMINAL

■ Referéndum de Catalunya: últimas noticias | Directo

El 'president' José Montilla hizo suyo el lema "fets, no paraules" ("hechos, no palabras") que puede muy bien aplicarse a lo que se vivirá hoy respecto al conflicto soberanista en Barcelona y Madrid. Tras meses de preparativos y  de esgrima verbal entre el independentismo y los principales poderes del Estado, hoy es el día en el que por un lado el Parlament y el Govern darán luz verde al desafío del referéndum -la ley que lo regula y el decreto del Govern que lo convoca- y el Gobierno del PP instará al Constitucional a que enseguida lo suspenda y tome otras medidas coercitivas para tratar de cortocircuitarlo.

Todo ello llega el día después de que  el Tribunal de Cuentas caldeara ya el ambiente citando para el próximo día 25 a Artur Mas, Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs y otros 7 altos cargos para notificarles que han de pagar el coste del proceso participativo del 9-N: 5,2 millones de euros. Una decisión que ha encedido ya la batalla. "Si los tocan a ellos nos tocan a todos", ha exclamado Puigdemont.

Según las palabras de un alto dirigente soberanista, hoy será un día de miradas de reojo entre el Parlament y el Govern por un lado, y el Gobierno y el Constitucional por otro. Como si se tratara de la última jornada de un final de liga al que los dos favoritos llegan empatados a puntos, unos y otros tratarán de jugar las cartas con la mayor agilidad posible.

El Govern y el independentismo, para aprobar en cuestión de horas el marco legal del referéndum. Y el Estado, con el Constitucional ya reunido, para intentar torpedear cuanto antes el desafío secesionista. Unos y otros han guardado hasta hoy los detalles de sus respectivas tácticas de juego y han decidido seguir atizándose verbalmente de forma vehemente.

Abstención de los 'comuns'

¿Qué sucederá entonces? De entrada abrirá el juego Junts pel Sí, que no ha tramitado hasta hoy su ley del referéndum a través de la Mesa del Parlament para evitar que la norma sea suspendida antes incluso de ser debatida en el pleno del Parlament. Hoy lo que hará es pedir una alteración del orden del día del pleno para introducir esta ley y posiblemente también la de transitoriedad jurídica.

Previamente, a las 9 de la mañana se habrá celebrado una reunión extraordinaria de la Mesa para tramitar por fin ambas leyes. Es posible que se conceda a la oposición un período de un par de horas para que presente y negocie enmiendas. Un formalismo para poder afirmar que no se ha debatido y votado la ley sin margen ninguno para la oposición. Una oposición que tratará de que la Mesa reconsidere esta estrategia de máxima urgencia, un procedimiento nada habitual cuando se debate una ley, dado que es habitual dar semanas de tiempo para analizarla y pulirla.

La ley será debatida y en el momento de la votación Ciutadans, Socialistas y Partido Popular saldrán del hemiciclo en señal de protesta por un uso, afirman, torticero, del reglamento del Parlament. Catalunya Sí que es Pot (CSQP) en cambio sí participará en la votacion y tratará de introducir enmiendas sobre todo para negar caracter vinculante al referéndum. Ya ha habido conversaciones al respecto con la CUP y JxSí. Finalmente, dado que las enmiendas no prosperarán, CSQP optará por la abstención.

Mientras, en Madrid, el Gobierno de Rajoy saltará inmediatamente a impugnar los movimientos del soberanismo en cuanto la ley sea tomada en consideración por la Mesa. El Constitucional estará reunido y los trámites serán también extrarodinariamente ágiles para lograr que el TC suspenda -lo hace automáticamente cuando el Estado recurre contra iniciativas autonómicas- la normativa sobre el referéndum.

Es conocido, porque este martes de nuevo lo ha verbalizado el portavoz del Govern, Jordi Turull, que el Govern no tomará en consideración lo que dicte el TC y sólo acatará las decisiones que haya tomado el Parlament, que una vez apruebe la ley la publicará de inmediato en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC) reunirá al Govern para que todos los 'consellers' en pleno firmen el decreto de convocatoria del referéndum del 1-O.

¿Acciones coercitivas?

A partir de este desacato del Govern es cuando llega, por fin, la hora de los hechos. La hora de la verdad. Se tratará de ver qué mecanismos activa el Estado para hacer cumplir sus decisiones. Parece descartado el uso del artículo 155 de la Constitución, que permitiría suspender la autonomía, por falta de tiempo para aplicarlo -requiere de una tramitación legal y parlamentaria que pasa por el Senado y no hay tiempo material para ejecutar tal artículo antes del 1-O.

A partir de aquí, se prevé que el TC articule inhabilitaciones o sanciones a los responsables del referéndum, atendiendo a los requerimientos reiterados que el TC ha ido haciendo llegar a la Mesa del Parlament y a varios 'consellers' cuando se han ido desplegando medidas relacionadas con el referéndum, como las resoluciones del debate de política general, las conclusiones de la comisión de estudio del proceso constituyente o la partida presupuestaria -anulada- para pagar la consulta del 1-O.

El Gobierno del PP ha garantizado que no habrá urnas y que si es necesario las retirará. Para ello cuenta con el apoyo tácito que este martes le ha brindado el líder del PSOE, Pedro Sánchez, quien ha logrado que el presidente del Gobierno Mariano Rajoy acepte de entrada la idea de una comisión en el Congreso para abordar el caso catalán. De alguna manera podría pensarse que a cambio Sánchez se pone del lado del Gobierno en su estrategia contra las urnas.

Los golpes verbales

Lo que suceda este miércoles en el Parlament, la Generalitat y el Gobierno viene precedido de nuevos golpes verbales entre ambos contendientes. El fiscal general del Estado José Manuel Maza ha aprovechado la apertura del año judicial, en presencia del rey Felipe VI, para advertir que frente a quienes se situan fuera de la ley "no caben vacilaciones" sino una actuación serena "pero tan firme y enérgica como requiera la preservación de las instituciones del Estado de derecho". El presidente del Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes, también ha cargado contra las "voluntades unilaterales" contrarias a la Constitución. "Ningún principio democrático puede amparar ni legitimar que una parte disponga sobre el todo".

Frente a ello, el Govern ha vuelto a garantizar que sólo obedecerá al Parlament, y el portavoz y 'conseller' Jordi Turull recomienda al fiscal "que se lea las leyes" porque convocar un referéndum no es un delito. También desde Junts pel Sí han dedicado el martes a preparar el terreno para la batalla. Marta Rovira ha advertido al Gobierno que "si el derecho de voto se ve claramente amenazado, usaremos todos los mecanismos legales a nuestro alcance".

Además, el viernes los grupos soberanistas han convocado otro pleno, extraordinario, en el que el Govern dará respuesta a las medidas que ya habrá tomado el Estado. Todo ello demuestra más que el famoso choque de trenes es ya una realidad.

0 Comentarios
cargando