EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

PSOE y C's se alinean con Rajoy en un frente común contra el 1-O

El Gobierno lamenta que las tesis "radicales" de ERC y la CUP hayan ganado a las de Puigdemont

El Ejecutivo central asegura que la ley de transitoriedad no se aprobará nunca

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en la Moncloa.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en la Moncloa. / JUAN MANUEL PRATS

Se lee en minutos

Iolanda Mármol / Madrid

Los partidos autodenominados constitucionalistas responden al envite de la Generalitat con un frente común. PSOE y Gobierno unieron fuerzas, con la suma de Ciudadanos, para frenar el 'procés' tras darse a conocer la determinación de Junts pel Sí y la CUP de aprobar la ley de transitoriedad antes del 1-O.Junts pel SíCUP  1-O.

El anuncio llegó con el presidente del Gobierno en la cumbre del G-4 (Francia, Alemania, Italia, España) en París. Aun así, antes de reunirse con sus homólogos, Mariano Rajoy conversó con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien le trasladó su apoyo a las medidas "proporcionales y eficaces" que tome el Ejecutivo. 

Ambos dirigentes acordaron abrir un "frente común" para frenar el desafío independentista y desarticular todos los pasos hacia el referéndum que dé la Generalitat. Por la tarde, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, contactó también con el número dos de C's, José Manuel Villegas,  para analizar la escalada de tensión entre el Estado y la Generalitat y los escenarios que se abren a partir de ahora.

El 'president', "rendido"

El Gobierno considera que el triunfo de las tesis "radicales" de ERC y la CUP se han impuesto sobre las más moderadas del PDECat y alega que la Generalitat "se ha rendido". Tras conocer la decisión de los partidos en el Govern, fuentes del Ejecutivo concluyeron que no queda "ni un mínimo de sensatez" en la principal institución catalana.

Asegura el Gobierno que la ley de transitoriedad "nunca entrará en vigor" puesto que se recurrirán todos los intentos independentistas de romper con España.

Apoyo sin concreciones

El Ejecutivo, PSOE y C's coinciden en apoyar medidas que frenen el 1-O, pero no confirmaron en qué va a cristalizar ese frente común o si va a promoverse alguna declaración simbólica de respaldo al Gobierno frente al independentismo. Resulta obvio que las tres fuerzas políticas visibilizarán esa posición común, pero no han adelantado detalles.

El PSOE destaca su "rechazo frontal a lo que supone un engaño y un desafío", en palabras de su portavoz, Óscar Puente, en rueda de prensa en la sede de la madrileña calle de Ferraz. Los socialistas entienden que la defensa de la legalidad puede hacerse desde el diálogo político, que, a su juicio, es más necesario que nunca ante la "gravedad" de la situación. 

La líder de C's en Catalunya, Inés Arrimadas, se alineó con el Gobierno al señalar que la ley de transitoriedad "no se aprobará nunca". Auguró el "fin del procesismo" y la convocatoria de elecciones autonómicas.

Iglesias y Domènech no se pronuncian

Por su parte, los líderes de Podemos y En Comú Podem, Pablo Iglesias y Xavier Domènech, que cenaron el sábado con el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, no se pronunciaron sobre la decisión de Junts pel Sí y la CUP de aprobar la ley de transitoriedad antes del 1-O. El partido morado no celebró una ejecutiva que el viernes estaba prevista y los 'comuns' retiraron una convocatoria ante la prensa.

Te puede interesar

Las posiciones de todos los grupos se evidenciarán, en todo caso, este miércoles en el pleno extraordinario en el Congreso en el que Rajoy deberá dar cuenta del 'caso Gürtel'.

Fuentes de la Moncloa afirman que lo previsible es que el Ejecutivo recurra al Tribunal Constitucional (TC) la ley de transitoriedad no de inmediato, sino cuando comience a ser tramitada en el Parlament, del mismo modo que hizo, a finales de julio, con la reforma de la ley del reglamento de la Cámara catalana que permitiría la ruptura exprés.