Sale de la cárcel el exsindicalista aberzale Rafa Díez Usabiaga

Más de un centenar de personas, entre ellas Otegi, miembros históricos de la izquierda aberzale y expresos de ETA, han acudido a las puertas de la prisión

Sortu afirma que "el Estado tiene un rehén político menos y la sociedad vasca recupera un activo político muy importante"

El ex dirigente del sindicato LAB, en libertad tras seis años de cárcel. / ATLAS VÍDEO

3
Se lee en minutos
Aitor Ubarretxena
Aitor Ubarretxena

Periodista

ver +

Más de un centenar de personas han acudido este jueves a las puertas de la cárcel de El Dueso (Cantabria) para arropar al exsecretario general del sindicato aberzale LAB Rafa Díez Usabiaga en su salida de prisión, tras cumplir una condena de seis años y medio por reconstruir, a través de Beteragune, la ilegalizada Batasuna.

Entre los participantes en el recibimiento ha estado el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, que también cumplió condena por el mismo caso. Otegi ha colgado en Twitter una fotografía con el abrazo que le ha dado a Usabiaga en su reencuentro.

Además, ha acudido a las puertas de la prisión la actual secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, junto a históricos dirigentes de la izquierda aberzale como Tasio ErkiziaRufi Etxeberria o José Luis Elkoro, además de los exreclusos de ETA Jesús María Zabarte y Eugenio Etxebeste 'Antxon'. Los convocantes han desconvocado el acto de homenaje que habían previsto al haberlo prohibido la Delegación del Gobierno de Cantabria.

Rafa Díez Usabiaga ha abandonado la cárcel con buen aspecto físico, vestido con pantalón corto y camisa de cuadros. Nada más salir, ha soltado las dos bolsas que portaba y ha abrazado al abogado Iñigo Iruin. También ha sido especialmente intenso su reencuentro con Otegi, con quien compartió el liderazgo de la izquierda aberzale durante años.

Actos de homenaje

Tras la salida de prisión, Rafa Díez recibirá varios homenajes. El primero de ellos se ha producido por la mañana, en la localidad vizcaína de Muskiz, donde se ha desarrollado una concentración "por la libertad de expresión y la vuelta a casa de todos los presos vascos". En ella, ha criticado la "falta de ambición" que a su juicio existe en Euskadi para articular un proceso independentista, y ha reclamado "unidad" a las fuerzas soberanistas. Además, se ha mostrado "muy orgulloso" de su contribución como militante de la izquierda aberzale, y ha asegurado que siempre ha actuado "con cabeza y corazón". Para esta tarde, a partir de las 19.30 horas, está previsto un nuevo acto en su pueblo, Lasarte-Oria (Guipúzcoa).

El portavoz de Sortu Arkaitz Rodríguez ha asegurado que, con la puesta en libertad del exsindicalista, "el Estado tiene un rehén político menos y la sociedad vasca recupera un activo político muy importante". Además, ha acusado a España de intentar impedir que la izquierda aberzale apostara por las vías democráticas y pacíficas, "pero afortunadamente no lo consiguió, y hoy la única violencia política que persiste es la de los Estados español y francés".

La asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo (APAVT) había solicitado la prohibición de todos los actos de homenaje. Sin embargo, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu rechazó la petición al no estimar delito en ninguno de estos actos.

Refundación de Batasuna

El exsecretario general de LAB fue condenado en septiembre de 2011 junto a Arnaldo Otegi por un delito de pertenencia a organización terrorista, ambos en grado de dirigentes, a las penas de diez años de prisión, inhabilitación para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo e inhabilitación para el empleo de cargo público. Según la sentencia de la Audiencia Nacional, la reconstrucción de la ilegalizada Batasuna se acometió siguiendo órdenes de ETA. El Tribunal Supremo validó la condena aunque rebajó las penas a ambos, y les impuso seis años y medio de cárcel al considerarles integrantes, y no dirigentes, de la banda terrorista

Noticias relacionadas

Junto a Rafa Díez y Otegi también fueron condenados por el caso Bateragune Arkaitz RodríguezMiren Zabaleta y Sonia Jacinto, que en su caso tuvieron que cumplir seis años de cárcel. Todos ellos habían apostado por un giro en la estrategia de la izquierda aberzale, buscando un alejamiento de las directrices de ETA, y así lo han reconocido desde el PNV y otras formaciones vascas. Sin embargo, todos ellos han cumplido íntegramente las penas impuestas, sin que los recursos de amparo presentados hayan prosperado. La salida de prisión del exsindicalista se ha producido año y medio más tarde que la del resto porque estuvo ese periodo en libertad provisional para cuidar de su madre, de avanzada edad. En septiembre de 2011, solo un mes antes del anuncio de cese definitivo de la actividad armada de ETA, tuvo que regresar a prisión.

El futuro de Rafa Díez apunta a su integración en la ejecutiva de Sortu, para aprovechar su ascendente interno, su experiencia y su larga trayectoria. De esta forma, se uniría a sus compañeros de banquillo, ya que también Rodríguez, Zabaleta, Jacinto y el propio Otegi ocupan puestos de responsabilidad en el partido.