Ir a contenido

CASO LEZO

Ignacio González insiste ante la Audiencia Nacional en pedir su excarcelación

Sostiene que el juez cometió "incongruencia omisiva" y no motivó su permanencia en prisión

Vuelve a proponer el arresto domiciliario y otras medidas para salir de la cárcel

Ángeles Vázquez / Madrid

El expresidente madrileño Ignacio González no se resigna y ha vuelto a intentar lograr su excarcelación. En esta ocasión se trata de un recurso de apelación ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional contra la decisión del juez Manuel García Castellón del pasado 28 de julio de mantenerle en prisión. En el escrito sostiene que el juez cometió una "incongruencia omisiva" por no dar respuesta a su solicitud de que la cárcel sea sustituida por arresto domiciliario, así como otras medidas, informaron fuentes jurídicas.

La defensa de González, que ejerce el abogado Esteban Mestre, sostiene que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 no ha contestado a su solicitud de poder abandonar la prisión de Soto del Real (Madrid) en la que está internado desde el pasado 21 de abril por el 'caso Lezo'.

También alega falta de motivación del auto en el que se rechazó su última petición de excarcelación, ya que, según las fuentes consultadas, para rechazar la modificación de su situación personal el magistrado recurre, entre otros argumentos, a una conversación en la que González habría manifestado su intención de "abrir nuevas vías de negocio en Sudamérica" para elegar riesgo de fuga.

La defensa del expresidente de Madrid sostiene que nunca se le ha preguntado por esa conversación ni aparece en el auto en el que se decretó el pasado mes de abril su ingreso en prisión; ni siquiera se identifica quién era su interlocutor, por lo que carece de cualquier valor para argumentar que González pretende abandonar España.

Desgaste psicológico

El escrito con el que se pretende que la Sala de lo Penal revise la decisión del juez García Castellón afirma que González está sufriendo un desgaste físico y psicológico por su permanencia en prisión, medida para la que el Tribunal Constitucional siempre ha expresado la necesidad de un especial reforzamiento de las circunstancias que llevan a adoptarla.

Según la defensa, existen medidas menos gravosas con las que se impediría la hipotética fuga de González, como el arresto domiciliario o la utilización de dispositivos electrónicos. 

El juez García-Castellón se remitió al "papel decisivo y necesario" de González en la trama Lezo, caso en el que se investigan los delitos de malversación, fraude, organización criminal, prevaricación, falsificación de documentos, fraudes en las transacciones internacionales, cohecho y blanqueo de capitales.

Negocios en Sudamérica

El auto que rechazaba la excarcelación decía que red "ha operado en diferentes países, habiendo reconocido el propio Ignacio González en conversaciones telefónicas su intención de comenzar una nueva vida de negocios en Sudamérica, donde precisamente existen varias operaciones investigadas en el marco de la presente instrucción".

Ignacio González y  el exresponsable de la filial del Canal de Isabel II en Latinoamérica Edmundo Rodríguez Sobrino, son los únicos que permanecen en prisión preventiva por el caso Lezo, después que el hermano del primero, Pablo González, pagara la fianza que el magistrado le rebajó de 4 millones a 200.000 euros por motivos de salud.