Ir a contenido

EL ÓRDAGO SOBERANISTA

El Constitucional suspende la reforma que permitiría la desconexión exprés

El tribunal admite el recurso del Gobierno y vuelve a apercibir a Forcadell

PIlar Santos / Madrid

Imagen del Tribunal Constitucional este lunes por la mañana. 

Imagen del Tribunal Constitucional este lunes por la mañana.  / JUAN MANUEL PRATS

El pleno del Tribunal Constitucional admitió a trámite este lunes el recurso del Gobierno central en contra de la reforma del reglamento del Parlament que permite tramitar de forma exprés el referéndum del 1 de octubre. La mera toma en consideración del recurso supone la paralización automática de la norma y su suspensión durante como mínimo cinco meses, que son prorrogables. El Constitucional advierte en la providencia a los miembros de la Mesa de que aplicar ese reglamento acarrearía responsabilidades, incluidas las penales. 

En una reunión extaordinaria de poco más de 45 minutos, los jueces decidieron por unanimidad admitir la impugnación del Gabinete de Mariano Rajoy en contra de los cambios en el apartado 2 del artículo 135 del reglamento del Parlament, por considerar que vulnera el derecho de participación política en condiciones de igualdad reconocido en la Constitución. El Consell de Garanties Estatutàries también tumbó las modificaciones de ese artículo (impulsadas por Junts pel Sí y la CUP) porque vulneran la Carta Magna y el propio Estatut de Catalunya. La posibilidad de aprobar proyectos de ley en lectura única, principal novedad introducida, "no resulta procedente para la tramitación de leyes de contenido sustantivo complejo, ni para la innovación significativa en un sector del ordenamiento jurídico o para la reforma estructural del sistema institucional", sentenció el Consell de Garanties Estatutàries.

Los funcionarios de segundo nivel, liberados 

El Gobierno del PP había pedido en el texto del recurso que se notificara la suspensión y se advirtiera de las posibles responsabilidades, incluida la penal, a los miembros de la Mesa del Parlament (con Carme Forcadell a la cabeza), al secretario general de la Cámara catalana, al letrado mayor y también "a todos sus subordinados", en particular "a la persona titular del Departamento de Ediciones". El Constitucional tomó nota solo en parte de esta solicitud y no quiso informar oficialmente ni apercibir a los funcionarios de segundo nivel.

Así las cosas, serán Forcadell; los otros miembros del máximo órgano del Parlament; el secretario general, Xavier Muro, y el letrado mayor de la Cámara, Antoni Bayona, los que reciban en las próximas horas la notificación del Constitucional que señala que deben "impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir la suspensión acordada". En concreto, deben abstenerse de "iniciar, calificar, introducir en el orden del día de cualquier órgano del Parlamento de Catalunya, y en general, de dictar acuerdo alguno que implique la tramitación de una proposición de ley por el procedimiento de lectura única en aplicación del impugnado apartado segundo del artículo 135 del Reglamento".

El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya ya investiga a Forcadell y a los miembros de la Mesa de Junts pel Sí y Catalunya Sí Que Es Pot por desobediencia al Constitucional por permitir que el Parlament votara dos resoluciones a favor del referéndum. 

Ahora, la vía ordinaria

Antes de conocer la resolución oficial del Constitucional, el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, intentó quitar importancia a estas nuevas trabas legales a los planes independentistas y aseguró que la ley del referéndum, una de las que presuntamente JxSí y la CUP querían aprobar gracias a los cambios en el artículo 135, tirará adelante por la vía ordinaria. Junqueras destacó la "normalidad" con la que se ha sacado adelante la norma, obviando la opinión del Consell de Garanties, y apuntó que lo "excepcional" es que el Gobierno central "prohíba en Catalunya lo que se permite en cualquier otro sitio". En este sentido, ha recordado que el Ejecutivo reformó la Constitución por lectura única "una noche de agosto" y que entonces "nadie se escandalizó".

Por otra parte, por la mañana el PPC y Ciudadanos presentaron un recurso de amparo también ante el Constitucional contra esta reforma, aunque esta impugnación no se estudia con tanta urgencia como la que presenta el Ejecutivo.  En opinión de estos dos partidos, los independentistas intentan hacer "trampa", cambiar las reglas del juego y "amordazar" a la oposición.