30 oct 2020

Ir a contenido

Podemos y Podem siguen a la greña

La dirección estatal y la catalana de la fuerza morada intercambian reproches por su actitud en torno al referéndum unilateral y su relación con los 'comuns'

Rafa Julve / Barcelona

El cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, este sábado, en un encuentro con representantes de las limpiadoras de hotel.

El cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, este sábado, en un encuentro con representantes de las limpiadoras de hotel. / ACN / Mar Martí

Lejos de amainar, la tensión entre Podemos y Podem Catalunya a cuentas de su posicionamiento en torno al referéndum unilateral del 1-O y de su organización interna sigue in crescendo. Hasta el punto que la formación que dirige Albano Dante Fachin ha emitido este sábado un comunicado en el que, "a raíz de las desafortunadas declaraciones de diversos miembros vinculados a la dirección de Podemos Estatal", les exige que abandonen "la injerencia", porque "no parece casual que aparezcan intereses externos a la organización en Catalunya que quieren acallar esta voz trabajada y construida en Catalunya círculo a círculo".

Los reproches vienen de lejos, agudizados desde aquella consulta interna en que se decidió que Podem participaría en el 1-O pero sin darle validez legal. También hay tiranteces por el hecho de que los morados catalanes siguen fuera de la confluencia de la Catalunya en Comú de Ada Colau, una serie de desencuentros que se pusieron sobre la mesa en la reunión que Fachin mantuvo con Pablo Iglesias y Pablo Echenique el 21 de julio. Entonces, el líder y el secretario de organización de Podemos reclamaron al dirigente catalán que celebrara una asamblea para decidirlo todo, incluida la renovación de la cúpula en Catalunya, pero Fachin se negó. Eso sí, en plena tormenta, con acusaciones de "pucherazo" por parte de sectores del partido, la dirección de Podem se avino a celebrar una nueva consulta del 7 al 11 de septiembre para fijar el posicionamiento definitivo sobre el 1-O.

"Lo que la gente diga"

Pero ni por esas. Los críticos con Fachin siguen recabando apoyos para relevarle y cerca de 30 círculos han pedido que se avance la consulta sobre el 1-O y el debate sobre su eventual sociedad con los 'comuns'. "Haremos lo que la gente diga", se ha defendido este sábado Fachin en declaraciones a Europa Press. Además, ha enfatizado que la ejecutiva que lidera es la que más debates y consultas ha llevado a cabo de todas las direcciones que han comandado el partido, por lo que ha invitado a la gente a "leer, participar y decidir".

En su comunicado, Podem insiste en subrayar que "respeta la soberanía de los pueblos y por tanto no aprueba ni el autoritarismo ni las formas centralistas". Otro toque de atención a la dirección estatal que redondea reclamando respeto a lo que "se construye desde abajo" y que ha obtenido un claro revés por parte de Juan Carlos Monedero. El cofundador de Podemos, en declaraciones a la prensa tras participar en Barcelona en un encuentro con limpiadoras de hotel, las denominadas 'kellys', no se ha andado con rodeos contra Fachin. "Es el momento de volver a sincerar el compromiso de los círculos de las bases con una dirección que no está llevando a buen puerto esto que nos llevó a nacer", le ha espetado. Para rematarlo, ha lamentado que Podem siga al margen del nuevo partido que impulsan principalmente Barcelona en Comú, ICV, EUiA y Equo. Es más, ha considerado que los morados deberían ser la "nave nodriza del nuevo sujeto político".

El "simulacro" del 1-O

De remate, mucho menos condesdenciente que el líder de Podem, Monedero ha calificado el 1-O de "falso referéndum sin garantías" que "generará más frustración que éxitos" porque "no llegará a ningún lado". El exidirigente morado, en línea esta vez sí con Fachin, ha defendido que los ciudadanos vayan a votar como reproche al inmovilismo del PP, pero su tono ha sido muy duro contra las intenciones que en su opición esconde el 'president' Carles Puigdemont. 

"El 1-O es una huida hacia adelante que solo busca enfrentar el reparto de voto independentista cara a las elecciones que se convocarán después", ha advertido. Además, ha roto una lanza en favor de otra imagen de España señalando que el 40% de los españoles son favorables al derecho a decidir y cargando contra quienes solo dibujan un país de pandereta. "España está cambiando. Hay gente muy injusta que quiere situar España en un país de toreros y guardias civiles que se parecen a Tejero y es mentira", ha proclamado.