23 oct 2020

Ir a contenido

CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Madina deja el escaño y la política por su incompatibilidad con Sánchez

El diputado vasco anuncia su retirada para abrir una "nueva etapa profesional" ajena al PSOE

Su relación con el secretario general ha estado marcada desde el principio por una enorme distancia

Juan Ruiz Sierra

El diputado Eduardo Madina, coordinador de la ponencia política del PSOE.

El diputado Eduardo Madina, coordinador de la ponencia política del PSOE. / JOSEP GARCIA

Eduardo Madina deja la política. Desde que Pedro Sánchez ganó las primarias del PSOE su renuncia se daba por segura, pero el diputado vasco, cuya relación con el secretario general era mala incluso antes de que ambos se enfrentaran por el liderazgo del partido en el 2014, ha preferido esperar unos meses. “He tomado la decisión de iniciar una nueva etapa profesional que nada tendrá que ver con la actividad política e institucional. A partir del mes de septiembre ya no desempeñaré mi actividad como diputado socialista en el Congreso”, explicó Madina este viernes a través de un comunicado.

El dirigente socialista, de 41 años y que perdió la pierna izquierda en el 2002 cuando ETA puso una bomba en su coche, todavía no tiene claro su nuevo destino profesional. “Hay tiempo”, señaló a EL PERIÓDICO. “He anunciado ahora mi renuncia porque era el mejor momento. El impacto en el PSOE es menor y hay un verano de por medio”, añadió.

Hay que buscar los motivos de la retirada de Madina en su incompatibilidad con Sánchez. El sentimiento discurre en ambas direcciones. El ya exparlamentario, que será sustituido por el histórico José Enrique Serrano, jefe de gabinete de Felipe González José Luis Rodríguez Zapatero, nunca tuvo al líder socialista en alta estima. Desde la primera etapa de Sánchez como secretario general, Madina ha ocupado un segundo plano, solo interrumpido por la momentánea salida del actual líder.

Tras la forzada dimisión de Sánchez en el dramático comité federal del pasado 1 de octubre, Madina volvió a la primera línea, como encargado de la parte política de la ponencia que iba a renovar el proyecto del PSOE en su último congreso. El dirigente vasco ya no era entonces el referente que fue cuando se presentó a las primarias del 2014 (en las que fue derrotado por Sánchez debido a que los barones principales, con Susana Díaz a la cabeza, se volcaron en su contra), pero estaba llamado a ocupar altas responsabilidades. Madina, dejando de lado sus antiguos enfrentamientos, fue una de las caras más destacadas del equipo de la presidenta de la Junta. Si la andaluza hubiera ganado, tenía papeletas para convertirse en el portavoz parlamentario.

El primer paso atrás

Pero la inesperada victoria de Sánchez frustró este esquema. La ponencia que había redactado fue cambiada de arriba abajo por las enmiendas de los partidarios del recién elegido secretario general, hasta tal punto de que Madina renunció a defenderla en el congreso del pasado junio. Se sentía ajeno a todo lo que decidía la nueva dirección del PSOE.

“Deseo la mayor de las suertes tanto a Pedro Sánchez como al PSOE, un partido fundamental en el desarrollo de nuestro país que siempre me tendrá a su disposición”, señala el vasco en su comunicado, con el que el líder socialista logra desembarazarse de uno de los principales integrantes del sector crítico en el Congreso. “Gracias, @EduMadina, por todo tu trabajo y mucha suerte en la nueva etapa que emprendes”, escribió Sánchez en Twitter.