Ir a contenido

PONENCIA MARCO

El PSOE-A de Susana Díaz pasa por alto la España "plurinacional" de Sánchez

La ponencia marco que llevarán al congreso regional hace hincapié en un modelo "federal cooperativo"

Julia Camacho

La presidenta andaluza, Susana Díaz, el pasado mayo, en Barcelona.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, el pasado mayo, en Barcelona. / JULIO CARBO

El modelo territorial ha sido desde el inicio una de las grandes diferencias entre Susana Díaz y Pedro Sánchez. El PSOE andaluz nunca ha ocultado su incomodidad con un modelo que opinan propone una división entre comunidades de primera y segunda, frente a su propuesta de igualdad de derechos y servicios públicos para todos los ciudadanos con independencia de donde vivan. Ahora, ese enfrentamiento ha quedado patente en la ponencia marco que se presentará para debate en el congreso regional de finales de julio en Sevilla. El documento inicial omite ese "carácter plurinacional", apostando desde el inicio por la "igualdad entre todos los territorios de España", y se inclina por un modelo "federal cooperativo" que respete la “pluralidad y la diversidad" de los territorios.

La propia presidenta andaluza reconoció en el congreso federal del PSOE que se sentía "muy cómoda" con el artículo 2 de la Constitución, donde se habla de "la indisoluble unidad de la Nación española". Y hace escasas semanas defendía que el debate territorial actual está "trasnochado", abogando por centrarlo en la necesidad de mejorar la financiación de los servicios públicos y en un concepto de ciudadanía "plena que tenga derechos y libertades por igual en el conjunto del territorio". Lo que está en juego, dicen desde su entorno, son las políticas de bienestar social y que haya dinero para los servicios públicos, por lo que los socialistas andaluces reprochan que se entre en "diatribas de territorios contra territorios".

"GARANTE DE LA IGUALDAD"

De hecho, el PSOE andaluz presume siempre que puede de ser el más firme defensor y "garante" de la igualdad entre territorios, como demostraron en su acceso a la autonomía en los años 80. Y en el texto, asegura que el PSOE-A ha ejercido el "liderazgo" político dentro del socialismo español en la reflexión política sobre "las soluciones a la cuestión territorial marcada por los sentimientos identitarios y un imperfecto modelo de financiación autonómica".

Ahora, este planteamiento ha quedado reflejado en el documento político del próximo congreso regional, en el que Díaz será reelegida secretaria general tras fracasar en su salto a Madrid y donde se propugna una "Andalucía fuerte en una España cohesionada y solidaria que avance hacia un modelo federal", capaz de garantizar "la igualdad en la diversidad de todos los españoles y el respeto a las singularidades". El documento político pone el énfasis en la Declaración de Granada que los socialistas aprobaron en 2013, donde se habla de estado "federal simétrico", y lanza una propuesta de pacto político para una reforma constitucional como "paso imprescindible retardado en el tiempo para la evolución de nuestra articulación como Estado".

"REFORZAR EL ESTADO AUTONÓMICO"

Así, en sus primeras páginas, los socialistas andaluces  hablan de que "en el debate actual de reformulación del modelo territorial del Estado, el PSOE-A tiene meridianamente claro que el modelo futuro debe seguir siendo un modelo territorial que garantice la igualdad de los territorios". E insiste: "La revisión del modelo territorial no pasa por destruir el estado autonómico, sino por reforzarlo y mejorarlo, avanzando hacia un modelo federal cooperativo capaz de garantizar la igualdad en la diversidad de todos los españoles, el respeto de las singularidades y de reforzar las líneas de actuación conjuntas en el objetivo común del crecimiento del empleo de calidad y la consolidación de nuestro modelo de bienestar social".

Aunque los socialistas andaluces justifican la omisión de la "plurinacionalidad" o el posicionamiento sobre Catalunya en que la directriz es la marcada por la dirección nacional, sí hacen valer su fuerza de 35 años de gobierno en la comunidad más poblada del territorio al advertir que su voz debe ser escuchada. "A nadie extraña que nuestra voz deba ser tenida en cuenta en el conjunto de nuestro partido federal, sobre todo, cuando hemos sido el principal gobierno autonómico socialista ante una mayoría arrolladora del Partido Popular en el Gobierno de España", en alusión a las elecciones de 2011.

Marcar distancias con Podemos

TEl documento político también marca distancias con la política de estrategias de la dirección federal de Pedro Sánchez, insistiendo una vez más el discurso "autónomo" de la formación. Mientras que el PSOE está dispuesto a alcanzar acuerdos con el partido morado, en Andalucía las cosas son muy diferentes, y cualquier entendimiento se hace inviable. Máxime cuando en el texto de la ponencia se habla de Podemos, sin mencionarles, como un partido "populista", "radical", "inútil", "demagogo", "oportunista" y "más dado al espectáculo político que a las ideas reales".

0 Comentarios
cargando